Restauración: el cine argentino quiere recobrar su pasado de esplendor

 
EXTRACTO GRATUITO

A fines de los años 80, estaba trabajando en Los Angeles. Recibió una invitación para una proyección de Lawrence de Arabia. El director argentino llegó al cine de jean y se encontró con gente arreglada como para una gala. Ese fue el primer indicio de que no se trataba de cualquier función.

La confirmación llegó cuando subieron al escenario , Steven Spielberg y George Lucas para presentar la versión remasterizada de la obra maestra de David Lean. "Era la primera de una serie de películas clásicas que restaurararían –recuerda Puenzo, casi treinta años después–. Nosotros estábamos muy lejos de eso, apenas podíamos filmar las películas. Ni se nos ocurría que también había que cuidarlas".

Algunos años después, Scorsese plasmó su interés en rescatar el cine del pasado en The Film Foundation, una ONG que desde su fundación en 1990 ayudó a preservar y restaurar 620 películas provenientes de todo el mundo. Más allá de los esfuerzos liderados por Scorsese, también la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos cuenta con un programa de preservación que funciona desde 1942, dedicado a adquirir, catalogar y preservar en bóvedas especiales obras significativas de cine y TV.

Mientras tanto, en la Argentina, la preservación y restauración del patrimonio fílmico siempre estuvo en manos de unos pocos apasionados por la historia del cine, pero sin los recursos económicos necesarios para hacerlo. Hasta hace pocos años, era escaso el número de personas que entendían cabalmente la importancia que conservar las películas del pasado tiene para la cultura en general y, especialmente, lo fundamental que es para la educación cinematográfica, tanto del espectador como de los futuros cineastas.

En los últimos tiempos, el rescate de films tomó notoriedad y la situación está mejorando. Hoy se realizan restauraciones en laboratorios de nuestro país y se conservan las películas en lugares especialmente acondicionados, paso previo indispensable a la restauración del material. "Aparecieron algunos proyectos de alto perfil y por eso hay mucha gente hablando de restauración de películas, pero es un campo que tiene unos 30 años en el mundo. En la Argentina estamos lejos todavía de hacer las cosas como se hacen en otros lugares", explica Paula Félix-Didier, directora del Museo del Cine Pablo Ducrós Hicken, quien se formó en los Estados Unidos en esa área específica, la conservación del patrimonio fílmico. Dos de esos proyectos recientes son las versiones remozadas de La historia oficial, de Luis Puenzo, y de Sur, de Pino Solanas, seleccionadas para ser parte de Cannes Classics, la sección del festival francés que exhibe películas restauradas de todo el mundo.

Tras su paso por la Costa Azul, Solanas presentó en París la colección en DVD de todas sus películas restauradas. "Es una edición en la que venimos trabajando desde hace mucho tiempo dice el cineasta y político–. El trabajo lo hice acá en la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA