Resolución 227.

Emisor:INSTITUTO NACIONAL DE LA MÚSICA
Fecha de la disposición: 5 de Octubre de 2017
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

INSTITUTO NACIONAL DE LA MÚSICA

Resolución 227/2017

Buenos Aires, 12/09/2017

VISTO el Expediente N° 24/2016/INAMU, la Ley 26.801, el Decreto N° 357 de fecha 25 de marzo de 2014, la Resolución N° 1 del Instituto Nacional de la Música de fecha 20 de mayo de 2015, la Resolución N° 8 de fecha 26 de agosto de 2015, las Resoluciones Nº 18, 19, 20, 21, 22, 23, y 24 todas del 17 de noviembre de 2015, la Resolución Nº 2 de fecha 12 de enero de 2016, la Resolución N° 5 de fecha 11 de febrero de 2016, la Resolución N° 6 de fecha 12 de febrero de 2016, la Resolución N° 77 de fecha 1 de agosto de 2016, la Resolución N° 12 de fecha 3 de febrero de 2017, y la Resolución N° 33 de fecha 8 de marzo de 2017, todas del registro del INAMU.

CONSIDERANDO:

Que a través de la promulgación de la Ley N° 26.801 se crea el INSTITUTO NACIONAL DE LA MÚSICA.

Que la motivación única y medular de su creación fue el fomento de la actividad musical, tal como se desprende claramente del texto de su artículo 1º que literalmente estableció: "Objeto. Esta ley tiene por objeto el fomento de la actividad musical en general y la nacional en particular" texto que exime de mayores análisis.

Que en concordancia con dicho objeto central, el artículo 6 inciso a) de la mencionada ley, establece entre las funciones del INSTITUTO NACIONAL DE LA MÚSICA la de promover, fomentar y estimular la actividad musical en todo el territorio de la República Argentina, otorgando los beneficios previstos en la ley.

Que el artículo 2 apartado 6) de la Resolución N° 8/2015/INAMU, define como una de las medidas de fomento a la actividad musical, el otorgamiento de los subsidios, créditos y vales de producción establecidos en la Ley N° 26.801.

Que a través del artículo 3° apartado 7) de dicho Estatuto se establecen entre otras funciones del Directorio la de "Aprobar los procedimientos administrativos que regulen el desenvolvimiento institucional del Instituto", y por el apartado 13) las funciones de: "Dictar resoluciones y cualquier otro acto administrativo propio del Directorio de un ente público no estatal, tendiente al cumplimiento del objeto establecido en el artículo 1 de la Ley N° 26.801, y al buen funcionamiento del Instituto."

Que a través del Decreto N° 357/2014, el 25 de marzo de 2014 se designaron a los Sres. Presidente y Vicepresidente del Directorio del INAMU, Sr. Diego Boris MACCIOCCO y Lic. Sra. Celsa MEL GOWLAND.

Que mediante la Resolución N° 1 del INAMU de fecha 20 de mayo de 2015 se aprobó la primera estructura organizativa del INAMU, comprendiendo solamente al primer nivel organizativo, y dotada únicamente de TRES (3) direcciones que ocuparon los primeros funcionarios/agentes con que contó el INAMU; siendo también que hasta que se resolvió su independencia económico-presupuestaria el día 4 de enero de 2016, sus recursos eran percibidos y administrados por el Ministerio de Cultura a través del Programa 45-Fuente 13 de su presupuesto, el que si bien puso a disposición del INAMU su infraestructura, son bien sabidos los -a veces complicados y prolongados- tiempos que demandan dentro de una estructura ministerial, la creación de circuitos administrativos y dictamen técnico y legal de los trámites y gestiones de un jurídicamente novedoso Ente Público No Estatal, funcionando bajo su órbita.

Que visto lo expresado, la libre disposición presupuestaria se vio restringida en lo administrativo influyendo en la celeridad del avance de funcionamiento en esta fase fundacional del Instituto.

Que concomitantemente el Directorio del INAMU, debió resultar cauteloso en extremo sobre la posibilidad de comprometer fondos, ya que su principal fuente de financiación dispuesta en el artículo 25 de la ley de creación era de previsibilidad y cuantificación inciertas, por cuanto dentro de los aportes previstos por el artículo 97 de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual el aporte preponderante era un nuevo canon cuya recaudación y periodicidad también era imprevisible, agravándose aún más la restricción presupuestaria por efecto de lo dispuesto en los artículos 26 a 29 de la Ley 26.801, que establece topes porcentuales infranqueables para la aplicación y control de eventuales gastos administrativos (topes que como se dijo deberían aplicarse a ingresos irregulares e impredecibles).

Que dichas restricciones presupuestarias condicionaron y se reflejaron a modo de espejo en equivalentes restricciones hacia los recursos materiales, administrativos y logísticos, necesarios para llevar adelante el objeto de creación del INAMU, tanto como a la posibilidad de efectiva aplicación de estándares y requisitos de gestión y control diseñados por la ley de administración financiera y sus normas complementarias para organismos estatales con recursos y organigramas extensos y suficientes para cada una de las actividades a su cargo, las cuales cuentan con años de funcionamiento y experiencia y antecedentes técnicos y jurídicos en sus gestiones.

Que pese a sufrir las limitantes descriptas, la obligación legal esencial del INAMU -y de su Directorio- era la de cumplir con el propio objeto de su creación -es decir el fomento de la actividad musical- y es por esta razón antes de que concluyera el ejercicio fiscal 2015 el Directorio decidió cumplir con su obligación legal central y esencial, y diseña y ejecuta desde noviembre de 2015 las convocatorias de fomento que se cristalizan mediante las Resoluciones Nº 18, 19, 20, 21, 22, 23, y 24 todas del 17 de noviembre de 2015, aplicando toda la disponibilidad presupuestaria destinada a esos fines, y aun asumiendo el riesgo eventual -a causa de las limitadas posibilidades descriptas supra- de que se presentaran durante su desarrollo eventuales dificultades en su gestión.

Que el régimen de fomento fue dispuesto con el aval y posterior aprobación y ratificación de los órganos de conducción y administración del INAMU, estos son -además del Directorio- la Asamblea Federal, el Comité Representativo y los Consejos Regionales de Músicos de las sedes en funcionamiento hasta ese momento.

Que con relación al funcionamiento propio del INAMU, a las limitantes ya señaladas, se suman a la actividad gestacional de un Ente Público No Estatal novedoso y carente de antecedentes jurídicos comparables en la Argentina, en cuya gestión germinal estuvo imposibilitada para recurrir a la cantidad suficiente de efectores técnicos y profesionales en las diversas materias, ya que de las cinco personas iniciales (incluyendo al Presidente y Vicepresidente del Directorio) solamente fue posible contratar a dos asistentes con conocimiento y experiencia en materias de fomento y técnico-legales; ya que al menos tres de ellas debían tener conocimientos musicales y del sector a los fines de cumplimentar las principales disposiciones y obligaciones emanadas de la ley de creación.

Que a las dificultades de gestión relatadas, sumado a lo inédito de la figura legal, la voluntad de incluir a músicos que nunca habían recibido beneficios de políticas activas de fomento e incorporar artistas alejados de grandes centros urbanos, haciendo un esfuerzo institucional y cierta estructural informalidad de gran parte del universo de potenciales beneficiarios a los cuales el fomento se dirige en la forma de subsidio.

Que cabe señalar que los músicos -en tanto profesionales de una actividad libre- son personas que no se encuentran, en su gran mayoría, especialmente habituados para afrontar presentaciones regladas y/o burocráticas con solvencia, debiendo tenerse en consideración por lo demás, que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA