Resolución 461/1995

Fecha de la disposición:20 de Diciembre de 1995
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

INFOLEG Servicio Nacional de Sanidad Animal

SANIDAD ANIMAL

Resolución 461/95

Adóptanse medidas en relación a los procedimientos de fiscalización en el que actuare el SENASA como autoridad de aplicación, en función de las incumbencias y responsabilidades específicas que le asignan las normas legales vigentes.

Bs. As., 14/12/95

VISTO las Leyes 3959, 21.740, 23.899, 24.305, Decretos reglamentarios, resoluciones pertinentes y,

CONSIDERANDO:

Que este Servicio Nacional de Sanidad Animal, en su carácter de autoridad de aplicación de los cuerpos normativos citados precedentemente, sus decretos reglamentarios y resoluciones pertinentes, constata, detecta y sanciona una multiplicidad de infracciones, tarea que hace a la protección de los bienes jurídicos tutelados por las normas que se indican.

Que la constatación de una transgresión a cualquiera de las normas que aplica el Servicio habilita al Organismo a proceder sobre el objeto de la infracción, ya sea disponiendo su intervención, secuestro o decomiso, y a determinar, en este último caso, el destino más conveniente teniendo en cuenta la índole y el estado del objeto en cuestión.

Que, intervenida la cosa involucrada en la infracción y dada la gravedad de dicha medida, se hace necesaria la implementación de mecanismos eficaces y expeditivos a fin de evitar la subsistencia indefinida de tal situación, siendo necesario a dicho efecto delegar en las diferentes Gerencias técnicas del Organismo facultades que les permitan agilizar los trámites.

Que, en ese sentido, también corresponde a este Servicio Nacional, la inspección del estado de las cosas objeto de la intervención a fin de evaluar su destino más conveniente, teniendo presente lo más favorable a la salud pública y a la sanidad animal.

Que dicha inspección, como así también el traslado, depósito y mantenimiento de la cosa objeto de la intervención, ocasionan una serie de gastos que corresponde sean solventados por el infractor, quien, por su accionar negligente o doloso, ha generado la puesta en marcho de los mecanismos de prevención y sanción.

Que en caso de que el sujeto de la intervención omita, se niegue, o no pueda hacerse cargo de dicho pago, teniendo presente las erogaciones que debió realizar el Servicio corresponde que éste disponga su destino.

Que con dichos fines, se prevé la creación de una tasa de reinspección de las cosas que cumpla una...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA