Reproducción dirigida y su regulación endócrina

Autor:1.Roberto Rosell Pardo - 2.Armentina Ramírez Rubio
Cargo:1.Profesor Auxiliar. Subdirector de Ciencia y Técnica - 2.Profesor Asistente. Técnica integral
RESUMEN

El ciclo estral está representado por un complejo de transformaciones hormonales, histológicas y morfológicas Palabras claves: Ciclo estral, Regulación neuroendocrina, reproducción dirigida.

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO
Introducción

El ciclo estral está representado por un complejo de transformaciones hormonales, histológicas y morfológicas, que actuando bajo influjos neurohormonales no solo crean el cuadro a nivel de los órganos reproductores sino también afectan otros órganos de la economía.

La finalidad de la actividad cíclica estral es preparar las condiciones favorables para la fecundación, nidación y desarrollo del feto.

Los ciclos son el resultado de la correlación de factores hereditarios y ecológicos, donde los primeros dependen de los segundos, en forma tan intensa que no sólo dominan el ciclo, sino toda la esfera sexual.

En algunas especies los ciclos se suceden uno tras otros, son las especies de ciclo continuo; en otras la actividad estral sólo se manifiesta en determinados períodos, estas son las de ciclo estacionario. Como por ejemplo de las de ciclo continuo se hallan la vaca y la cerda y estacionario la yegua, la oveja y la cabra.

Las de ciclo estacionario pueden presentar estos, en la época del año en que los días son de corta duración, especies fotoperiódicas de días cortos, como la oveja y la cabra; o por el contrario presentarlos en la época en que los días son de larga duración, fotoperiódica es bien manifiesta cuando nos separamos del Ecuador, ganando en altitud y tiende a disminuir cuando nos aproximamos. Si los animales fotoperiódicos de un hemisferio terrestre son trasladados al otro, mantienen las características fotoperiódica de sus ciclos, invirtiendo por tanto los meses del año en que lo presentan (Brito, 1999).

Los mecanismos que acontecen en el ciclo estral son de vital importancia para el manejo y la perpetuidad de las especies, su conocimiento y dominio científico es el éxito de las producciones ganaderas, por lo que nos proponemos con esta revisión bibliográfica brindar a los especialistas, técnicos y productores una herramienta con los últimos adelantos científicos-técnicos para controlar artificialmente la reproducción dirigida e incrementar la eficiencia económica de los rebaños pecuarios.

Desarrollo

En el ciclo estral suceden cambios morfológicos, histológicos y hormonales en los órganos reproductores cuyo fin es preparar las condiciones para los eventos reproductivos más importantes: ovulación, fecundación, anidación y desarrollo de la gestación. Estos fenómenos están regulados por un estricto control neuroendocrino, representado por el sistema hipotálamico-hipófisis –ovárico, representando una unidad integrada que conjuntamente con la corteza cerebral, los receptores internos y externos dirigen las funciones sexuales.

Hipotalamo

El hipotálamo representa un porcentaje pequeñísimo de la masa encefálica y constituye el centro de la actividad sexual que analiza y regula todos los estímulos de los receptores externos e internos de los órganos de los sentidos, según su intensidad y variabilidad.

Entre el hipotálamo y la adenohipófisis existe una conexión vascular particular denominada sistema porta hipotálamo-hipofisiaria, la cuál permite que las sustancias liberadas por el hipotálamo alcancen directamente la hipófisis sin pasar a la circulación periférica, también permite el flujo retrógrado de sustancias adenohipófisiarias, estableciendo así una retroalimentación de ondas corta hacia el hipotálamo.

En el hipotálamo se sintetizan y liberan los factores de liberación hormonal (GnRH), los cuales controlan la liberación de las gonadotropinas hipófisiarias, la hormona luteinizante (LH) y la folículo estimulante (FSH). En los últimos años las investigaciones realizadas al respecto, demostraron que el control de la secreción de los GnRH es ejercido por la acción de los esteroides ováricos y modulados por los neurotransmisores de los sistemas adrenérgicos, aminérgicos y los opíodeos y peptídicos

Existen tres tipos de Feed Back sobre la secreción de los factores de liberación hormonal:

Feed Back negativo corto: Se caracteriza porque en el ocurre una disminución inmediata de la concentración de la hormona luteinizante (LH), hecho que es característico de la fase folicular tardía. Las investigaciones realizadas demuestran que el efecto inicial de los esteroides ováricos es eliminar la capacidad de respuesta de la hipófisis a la acción de los GnRH, pues la secreción de estos por el hipotálamo es continua en esta fase (Clarke y Cumming, 1985).

Feed Back positivo: este período es continuación del anterior y durante él ocurre un aumento significativo de la concentración de la LH liberándose en pocas horas cerca del 90% de la reservas hipófisiarias. El efecto producido es el resultado de la acción combinada de altos niveles de estrógenos y bajos de progesterona (de origen ovárico) sobre el hipotálamo y de éste (mediante los factores de liberación hormonal) sobre la hipófisis constituyendo el evento endocrino que caracteriza el período preovulatorio.

Feed Back negativo largo: Es característico de la fase luteal del ciclo estral y de algunos estados de anestro. En estos casos la combinación de acción de bajos niveles de estrógenos y los elevados de progesterona ejercen su efecto inhibitorio sobre la secreción de gonadotropinas, en consecuencia por una parte, los estrógenos reducen la amplitud de los pulsos de LH y por la otra, la progesterona disminuye su frecuencia. Este hecho depende de la sensibilidad que tenga el hipotálamo de responder a la acción de los esteroides ováricos. Existen razas bovinas que requieren dosis más elevadas de esteroides para manifestar esta acción (Clarke, 1987). Este fenómeno ha sido la base del desarrollo de las técnicas originales de sincronización del celo mediante el control de la dinámica del desarrollo folicular y la luteolísis (MacMillan y Burke, 1996).

La acción neuromoduladora de los neurotransmisores de naturaleza adrenérgica y aminérgica, así como de los opíodeos peptídicos es transitoria, estas sustancias ejercen una acción inhibitoria sobre la secreción de la LH. Estos compuestos se incrementan durante las situaciones estresantes de la alimentación, el confinamiento, el amamantamiento y las infecciones bacterianas. De esta forma se unen al Feed Back negativo que ejercen los esteroides sobre la secreción de los factores de liberación hormonal hipotálamicos (Gregs et al., 1986; CONNOR et al., 1990; Cossio, 1994).

Hipófisis

La hipófisis produce dos hormonas gonadotrópicas que tienen un efecto directo sobre la reproducción. La hormona folículoestimulante (FSH) y la luteinizante (LH), las cuales, influyen directamente sobre las gónadas y producen de manera secuencial el crecimiento folicular, la maduración de los ovocitos, la secreción de estrógenos, la ovulación, el desarrollo del cuerpo lúteo y la secreción de la progesterona. La FSH es la promotora del crecimiento y desarrollo folicular y la LH es por su acción la que junto con la FSH contribuye a la maduración del folículo y además es productora de la ovulación.

En la hipófisis existen otras hormonas que tienen un efecto indirecto sobre la reproducción:

La hormona del crecimiento (GH)

La hormona tirotropa (TSH)

La hormona estimulante de la corteza adrenal (ACTH)

La hormona prolactina (PRL))

La hormona la oxitócica (OT)

La secreción y el control de la secreción de las gonadotropinas FSH y LH está bajo la modulación de los esteroides ováricos

Regulación Neuroendocrina de la Función Ovárica

La función ovárica está regulada por el clásico Sistema Endocrino. Este sistema involucra diversas glándulas endocrinas que secretan sus hormonas a la circulación sanguínea o linfática, a través de las cuales las hormonas son transportadas hasta sus órganos diana.

Entiéndase por Hormona una sustancia química producida en una glándula o tejido corporal que estimula una reacción específica en tejidos sensibles a la misma. Las hormonas constituyen un sistema regulador que envía información por medio de mensajeros químicos. A su vez el Sistema Hormonal está regulado por bucles de retroalimentación e impulsos del sistema nervioso y otros órganos (Intervet, 1995).

Control de la Secreción de Gonadotropinas

El Sistema Endocrino anatómicamente está formado por el Hipotálamo, la Hipófisis, los ovarios y el útero. En el Hipotálamo encontramos un grupo de neuronas especializadas, denominadas decapeptidérgicas, que son las encargadas de producir y secretar la hormona liberadora de las gonadotropinas (GnRH) la cual controla la función hipofisiaria.

La GnRH es secretada en forma de pulsos discretos que vía Sistema Porta-Hipofisiario alcanza la Adenohipófisis. A su vez estos pulsos determinan la secreción típica de los pulsos de gonadotropinas (LH/FSH) (Rivera, 1993).

Al Hipotálamo y la Hipófisis también se unen otros sistemas de neuronas (catecolaminérgicas y opioidérgicas) que permiten integrar al sistema la información del medio externo (luz, temperatura, olores, interacciones sociales) y del medio interno (concentración de esteroides) y a su vez regular las funciones de las neuronas decapeptidérgicas.

Las gonadotropinas estimulan el crecimiento de los folículos antrales y consecuentemente incrementan la producción de esteroides ováricos. Dicho incremento afecta la secreción de LH/FSH a través de un mecanismo de retroacción negativa (Clarke, 1988). Las gonadotropinas son liberadas en forma de pulsos. Estos pulsos estimulan la producción de andrógenos tecales que son convertidos en estrógenos (E2) en las células de la granulosa. Los E2 estimulan la secreción de pulsos de LH de alta frecuencia pero de baja amplitud (Karsch, 1987).

Las células de la granulosa y las células de la teca...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA