La renuncia de Kuczynski a la presidencia de Perú

 
EXTRACTO GRATUITO

Tras una gestión presidencial de apenas 20 meses que estuvo marcada por un clima de tensión permanente con la mayoría opositora en el Congreso, Pedro Pablo Kuczynski renunció finalmente a la presidencia de Perú.

Pero no ha sido un enfrentamiento exclusivamente político el que derivó en el alejamiento de su cargo del primer mandatario. La sociedad peruana ha venido demostrando de manera creciente su hartazgo frente a los escándalos de corrupción de dirigentes políticos y de miembros del empresariado. Kuczynski es apenas la cabeza más visible de esa pérdida de legitimidad que no será sencillo remontar, aunque resulta absolutamente necesario que ello ocurra. En situación similar se encuentran otros tantos países de nuestra región.

Kuczynski se alejará seguramente de la vida política con un sabor amargo, después de meses de haber estado permanentemente jaqueado por la oposición, una avanzada que en los últimos días comenzaba a sumar apoyos destituyentes de parte de dirigentes políticos de su entorno más cercano.

La renuncia es consecuencia de los vínculos aparentemente mantenidos por Kuczynski con la empresa brasileña Odebrecht -causa que se encuentra en proceso de investigación-, una sospecha que ya en diciembre pasado lo llevó a protagonizar una situación política similar en el Congreso de su país. Para entonces, Kuczynski logró evitar un primer intento de destitución, acusado de haberse favorecido de contratos con la empresa Odebrecht cuando era ministro de Economía durante la gestión presidencial de Alejandro Toledo. De aquel destierro político lo salvaron los votos de uno de los hijos de Alberto Fujimori, Kenji, de quien luego se supo que habría negociado esos votos favorables a Kuczynski a cambio del indulto para su padre, preso por delitos de lesa humanidad, cosa que finalmente se concretó.

A los problemas judiciales del ahora expresidente se sumaban así cuestiones políticas de grueso tenor. La presión para que renunciara se incrementó luego de que varios de sus aliados fueron grabados en videos en los que presuntamente intentaban comprar votos de miembros del Congreso para tratar de evitar la destitución a la que seguramente el mandatario hubiera sido sometido ayer de haberse realizado una nueva sesión del Congreso para tratar su salida. La evitó dimitiendo.

Kuczynski ha dado además sobradas pruebas de inoperancia en la administración de los asuntos del Estado. Su error más grueso se relaciona, sin dudas, con la falta de transparencia...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA