Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial - SALA F - CAMARA EN LO COMERCIAL, 19 de Diciembre de 2013, expediente 010584-2011

Fecha de Resolución19 de Diciembre de 2013
EmisorSALA F - CAMARA EN LO COMERCIAL

Poder Judicial de la Nación En Buenos Aires a los diecinueve días del mes de diciembre de dos mil trece, reunidos los Señores Jueces de Cámara en la Sala de Acuerdos fueron traídos para conocer los autos “RENTEK S.A. CONTRA GENERALI CORPORATE COMPAÑÍA ARGENTINA DE SEGUROS S.A.” (Registro de Cámara N°

010584/11; Causa Nº 053319; Juzgado N° 21, Secretaria N° 42) en los que al practicarse la desinsaculación que ordena el art. 286 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación resultó que la votación debía tener lugar en el siguiente orden: Doctora Tevez, D.O.Q. y D.B..

Estudiados los autos la Cámara plantea la siguiente cuestión a resolver:

¿Es arreglada a derecho la sentencia apelada de fs. 401/413?

La Señora Juez de Cámara Doctora A.N.T. dice:

I.A. de la causa:

  1. R.S.A. demandó a Generali Corporate Compañía Argentina de Seguros S.A. (en adelante, “Generali S.A”) por cumplimiento de contrato de seguro y daños. Reclamó el cobro de pesos doscientos veintiún mil doscientos diecisiete con 06/100 ($221.217,06) con más intereses y costas.

Relató que se vinculó con la accionada a través de la póliza nro.

37828 que cubría el riesgo de robo de dos grupos electrógenos con sus Poder Judicial de la Nación respectivos trailers.

Manifestó que los grupos se encontraban asegurados por la suma de dólares estadounidenses trece mil (U$S 13.000) y dólares estadounidenses dieciocho mil (U$S 18.000). Añadió que el valor asegurado de cada trailer era de dólares cinco mil (U$S 5.000).

Explicó que el 21.02.10, al intentar el chofer de su empresa O.A.C. retirar los equipos del predio donde se encontraban depositados, advirtió que no se hallaban allí y que las cadenas y candados que los unían a pilotes de hormigón habían sido violentados. Adujo que realizó la denuncia penal ante la Comisaría 2da. de S.M. y que el 26.02.10 la formalizó ante la defendida.

Relató que los equipos estaban guardados en un obrador de la Municipalidad General S.M., totalmente cerrado con alambrado perimetral de 2,40 mtos. de altura, con alambre de puas en su parte superior y un vigilador encargado de abrir y cerrar el obrador.

Alegó que la accionada nunca visitó el espacio –sino solo después de acaecido el siniestro- y que había reforzado las medidas de seguridad al construir pilotes de hormigón pese a no ser ello exigencia de la aseguradora.

Denunció que la accionada rechazó el siniestro el 31.03.10 Poder Judicial de la Nación arguyendo que el predio no cumplía con las medidas de seguridad previstas en las condiciones particulares de la póliza.

Se quejó de la redacción de las cláusulas del contrato de seguro y dijo que aquellas que intentaban delimitar el riesgo eran ambiguas. Sostuvo que la accionada, al ser una experta en la materia, debió ser explícita y clara en los requerimientos; ergo, debían interpretarse aquéllas cláusulas en su favor.

Reclamó en concepto de: i) daño material por los dos grupos electrógenos y los dos trailers, pesos ciento sesenta y un mil doscientos diecisiete con 06/100 ($161.217,06); y ii) lucro cesante, pesos sesenta mil ($60.000).

Ofreció pruebas y fundó en derecho su pretensión.

  1. A fs. 191/199 G.S.A. contestó la demanda. Solicitó el rechazo de la acción con expresa imposición de costas.

    Reconoció el contrato de seguro que la vinculó con su adversaria.

    Sin embargo, negó que: i) en el lugar donde se encontraban los equipos electrógenos se encontrara un vigilador encargado de abrir y cerrar puertas, ii) hubieran sido construídos pilotes de hormigón, iii) no hubiera tenido interés en visitar el lugar en el que los equipos se encontraban depositados, iv) la cláusula en la que fundó el rechazo del siniestro fuera ambigua, v) fuera confusa Poder Judicial de la Nación e imprecisa en los requerimientos al asegurado, y vi) los daños reclamados.

    Como argumento de su defensa, opuso la caducidad de los derechos del asegurado por incumplimiento de sus obligaciones y cargas.

    Transcribió la cláusula en la que fundó el rechazo del siniestro, que dice: “Para la cobertura de robo será carga del asegurado mantener los equipos. Cuando se encuentren operando: con custodia personal directa de los operadores. Cuando no se encuentren operando: en obradores cerrados o predios cercados con vigilancia permanente”.

    Alegó que tal condición no ofrece dificultad en la interpretación, no es ambigua y el tamaño de la letra utilizada es idéntico a todo el resto del cuerpo de la póliza, incluida la suma asegurada y demás condiciones particulares.

    Reiteró que la cláusula resulta clara respecto de la carga del asegurado y cómo llevarla a cabo; ergo, si incumplió no fue por no llegar a comprenderla sino por su exclusiva negligencia al guardar los equipos electrógenos en un predio que no contaba con vigilancia permanente.

    Así, dijo que tal como la actora informó el 25.03.10 al estudio liquidador, el espacio no tenía vigilancia. Y subrayó que la presencia de una persona que vivía en el predio no permitía concluir que Rentek S.A. hubiera Poder Judicial de la Nación acatado el estándar de seguridad requerido de vigilancia permanente.

    Adujo que no tiene obligación de constatar de modo previo al siniestro si el asegurado cumple con sus cargas; y afirmó que ello se investiga al tiempo en que ocurre el evento dañoso.

    Concluyó que la infracción de la actora a sus cargas y obligaciones por su culpa o...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR