Rentas vitalicias: los pensionados que cobran montos bajísimos

 
EXTRACTO GRATUITO

Silvia Reggina enviudó en 2004. Como su marido aportaba al sistema de capitalización que existía desde 1994, ella y sus hijos empezaron a cobrar, tras el fallecimiento, una Renta Vitalicia Previsional (RVP). Era una de las modalidades posibles, ante la muerte de un afiliado, para el cobro de la pensión. Según las liquidaciones que Reggina mostró a LA NACION, en noviembre de 2008 cobró, en términos netos y por esa renta, $737,03. Una década después, el monto fue de $2244,18, un 204,5% más. En el período, la inflación fue superior al 1200%, si se toman los índices de consultoras privadas para el lapso en el que el Indec distorsionaba los índices de precios.Recién en noviembre de este año, la pensionada logró que le pagaran un monto equivalente al haber mínimo del sistema jubilatorio, entonces de $8637 brutos y hoy de $9309. Y eso fue solo porque hace dos años obtuvo la sentencia definitiva, a su favor, en un juicio iniciado en 2013.La situación de los muy bajos ingresos de los rentistas que vienen del sistema que gestionaban las administradoras de fondos de jubilaciones y pensiones (AFJP) persiste en estos días, cuando se cumplen 10 años del fin del esquema de capitalización.Los afectados son quienes cobran su renta en forma "pura", es decir, quienes no tienen una parte de su ingreso previsional a cargo del Estado (esto último es lo que sí ocurre cuando el titular de una jubilación o retiro por invalidez, o la persona causante de la pensión por muerte, tenía aportes al viejo sistema estatal). Según la Superintendencia de Seguros de la Nación, son 122.960 las rentas en curso de pago (datos al 30 de junio). En la Anses afirman que son unos 60.000, de ese total de rentistas, los que perciben un ingreso menor al haber mínimo, aun cuando la Corte Suprema declaró en un fallo que eso no debería ocurrir.En diciembre de 2008 se estableció el traspaso el sistema de capitalización al de reparto de todos los aportes de los trabajadores activos que estaban en una AFJP, y también de las prestaciones que un grupo de personas estaba cobrando por una modalidad diferente a la de rentas vitalicias: la de un retiro mensual de fondos que seguían en la administradora.En cambio, para quienes habían contratado una renta en una compañía de seguros, se dispuso que siguieran cobrando de igual manera que hasta entonces, sin garantía de llegar al haber mínimo y sin recibir las recomposiciones por movilidad. El monto de las rentas va variando, pero en función de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA