W.Reich: liberación sexual,autoritarismo vs.. manipulación y poder.

Autor:E.Rodríguez Eggers
Cargo:Secretario de la Defensoría General de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
RESUMEN

Antes de avanzar en el análisis de la obra en cuestión; resulta conveniente describir algunas consideraciones respecto de Wilhelm Reich

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO
A Introducción. El personaje:

Antes de avanzar en el análisis de la obra en cuestión; resulta conveniente describir algunas consideraciones respecto de Wilhelm Reich y de su componente biográfico; lo cual permitirá al lector ubicar la matriz de su pensamiento.

Como primera distinción de este autor se puede señalar que durante la primera guerra mundial revistió en el ejército austrohúngaro alcanzando el grado de teniente, resultando que antes de su baja fue condecorado por acciones heroicas. Terminado la primera conflagración mundial se embarcó en los estudios de medicina; orientándolos hacia la psiquiatría, en razón de apasionarse con la obra de Sigmund Freud.

Antes de recibirse de médico ya pertenecía a la Sociedad Psicoanalítica de Viena y había presentado su primera obra, “El conflicto libidinal y el delirio de Peer Gynt”2. También había escrito el artículo “Sobre un caso de trasgresión de la prohibición del incesto en la pubertad”; demostrando ya entonces (1920) su interés por la conducta sexual de los individuos.

Su trabajo se puede dividir en tres etapas:

A 1. Primera etapa: Lo sexual en la mira

Comienza a distanciarse de Freud en razón de que éste abandona su interés por la problemática sexual y por la bipolaridad dolor/placer para ahondar sus estudios respecto del miedo a la muerte en los seres humanos.

Es aquí donde Reich definitivamente encamina su proa al estudio del desarrollo sexual y la capacidad de trabajo en el marco de una sociedad de intereses económicos. Esta relación bioenergética permitiría establecer que la salud de un individuo puede ser medida en relación a potencial orgásmico.

Esto se traduce en que quienes pueden vivir plenamente su sexualidad resultan ser personas psíquicamente sanas; mientras que aquellos que no pueden se convierten en neuróticos3.

Reich entendía que esta problemática no sólo se manifestaba en la psiquis de la persona sino que además afectaba su cuerpo (agregaba además que todo se desprendía del reflejo del orgasmo; el cual resultaba ser un movimiento involuntario de la cadera al momento de liberar la energía sexual).

A partir de esto desarrolla el concepto de energía orgánica que afectaba a la musculatura del cuerpo de los individuos, atrofiando algunos a partir de las represiones sexuales que el sujeto manifieste (señala como ejemplo que aquellos individuos temerosos tenderán a estar encorvados y que tendrán sus extremidades fibrosas, esto para permitirles huir con mayor rapidez).

A 2. Segunda etapa: El abrazo al Marxismo

A partir de este momento se nutre de ideas marxistas y se afilia al Partido Comunista (1927). Es entonces, en donde encamina sus estudios para tratar de lograr una síntesis de psicoanalismo y el materialismo dialéctico4 (en este período es donde escribe La revolución Sexual). Comienza a entender que la represión sexual es el origen de la mayor cantidad de patologías mentales; agregando que la dominación de una clase social sobre otra se hace a partir de la represión sexual, garantizando individuos pasivos y acatadores de la autoridad sin miramientos.

En consecuencia, la sociedad capitalista es nociva para la salud mental de sus integrantes, estableciendo que, únicamente, a través del Socialismo se puede abrazar la liberación.

Amplía su concepción de la sociedad estableciendo que el autoritarismo se manifiesta en este tipo de dominación en todos los estratos en cualquier ámbito o sociedad; lo cual da como resultado su expulsión de las filas del Comunismo por el estalinismo, además de los centros académicos a los cuales concurría.

A 3. Tercera etapa: Subir la apuesta

Es la más extrema de sus posiciones por lo que sus detractores comienzan a tratalo de “delirante”.

Centra sus estudios en la materia que entiende es la basa de la creación, porque está presente en todos los seres, el “Orgón”. Es la fuerza energética presente en el orgasmo.

Obtiene algunos avances en materia de curaciones basadas en ejercicios y posturas físicas.

Para Reich las represiones sexuales generan el detenimiento de la energía física que va conformando corazas que afectan al cuerpo. Podríamos señalar que esta energía orgónica, en razón a las represiones sexuales se estanca en el organismo, ahí aparecen esta “corazas”. Esta energía libidinal detenida en los órganos genera fuertes síntomas físicos, como psíquicos.

En el ámbito físico produce dolores y debilitamiento general; pero en el ámbito psicológico genera un angustia crónica que conlleva a reprimir, aún más el deseo sexual, produciendo rabia y desencanto; para terminar con la desaparición o aminoramiento del gozo a vivir.

Reich, siguiendo a Rousseau y en oposición a Hobbes, entiende que el hombre es bondadoso por naturaleza, pero la represión sexual a la que es sometido por la sociedad autoritaria lo corrompe, porque lo enferma.

Occidentaliza trabajos energéticos sobre la energía; tomándolo de los Chakras energéticos hindúes (Mollera -plexo coronario-, frente –plexo frontal-, garganta –plexo laríngeo-, abdomen -plexo solar-, ingle -plexo esplénico-, corazón –plexo cardíaco- y genitales –plexo sacro-) que liberaban el Orión acumulado.

Sus estudios son seguidos por diferentes profesionales; convirtiéndolo en lo que en la actualidad se denomina bioenergía (Lowen, Chopra, etc.).

Plantea que la revolución sexual que pretende lograr tiene un carácter político. Fundamentalmente porque si logra sanar al individuo, liberándolo de su represión, logra proteger a la sociedad en su conjunto.

Perseguido en Europa se traslada a los Estados Unidos (1939) dando clases de medicina en Nueva York.

Finalmente, es acusado de estafa por el Gobierno norteamericano porque él dice poder curar cualquier afección. Resulta condenado muriendo en la cárcel en 1957.

B) La revolución sexual según su mirada

Conforme a las críticas que recibió la obra que desarrollo trascendió más allá de lo esperado los espacios de la medicina. Originalmente, su trabajo se encaminó de la exposición netamente médica de las necesidades biológicas que encontró en pacientes que los visitaron por afecciones en ese sentido; pero con el tiempo advirtió que las connotaciones sobre cuestiones sexuales influían en la estructura social y económica de toda comunidad (justamente es cuando comienza a interesarse en la política).

Es entonces que a través de los estudios sexuales arriba a la conclusión que la represión sexual es un elemento sustancial en la dominación de las masas.

Argumenta esto señalando que el advenimiento del nazismo en Alemania es una catástrofe que se dio como consecuencia de la postración biológica que, por medio de una limitación extrema de la sexualidad, aprovechó un grupo de bandidos hambrientos de poder para alzarse con el mismo (a raíz de su obra Análisis del carácter y psicología de las masas del fascismo debe huir de la Alemania nazi; corría ya 1934).

Con el correr del tiempo y luego de un viaje frustrante a la Unión Soviética profundiza esta idea destacando que no importa el tipo de gobierno, ni el tipo de sociedad, ni de sistema que impere; toda vez que la dominación social no se trata de una lucha de clases, como el movimiento europeo de liberación creyó, sino que el autoritarismo está inserto en todas las capas de cualquier sociedad de todos los países (es lógico entender porque fue expulsado de todos los ámbitos corporativos a los que pertenecía).

El pensamiento que desarrolla la idea central de su obra está entronizado en que todas las alteraciones mentales, desde la alteración del pensamiento racional al servilismo, pasando por la sumisión a la autoridad (hace hincapié e la existencia de fürhers) surgen como descompensación de la vida sexual que convierte a la existencia en una mecanización social de lo cotidiano.

Esta mecanización del hombre surge como consecuencia del desarrollo anormal de su psiquis, estrictamente vinculada a la insatisfacción sexual y al extravío de la energía sexual.

Es decir que la enfermedad colectiva de cualquier sociedad es su alteración sexual; con lo que el orden social se maneja a través de la vida sexual de los seres humanos.

Una síntesis de esto se podría traducir de la siguiente forma; el núcleo cultural de la sociedad, sea cual sea su origen, surge del dominio cultural. Este tiene su basamento en la estructura psicológica; la cual está dirigida por la estructura sexual (vinculada a satisfacer las fantasías). Con esto el autoritarismo, presente en todos los ámbitos, brega por generar una sociedad de individuos reprimidos sexualmente, cargados de miedos y culpas, que límite su libre determinación. Por ende, la liberación y la felicidad tienen su epicentro en la felicidad sexual.

El desarrollo de esta teoría social surge como consecuencia del cuestionamiento médico inicial de Reich; el enigma que se plantea era saber si a una estructura individual neurótica se la puede convertir en una estructura sana y, en consecuencia, se pueden transformar los problemas de la estructura colectiva.

La problemática o los síntomas de la enfermedad son la reducción de la eficiencia y de la capacidad real.

El estudio de campo que Reich realizó le permitió afirmar que estos son consecuencia directa de la insatisfacción genital la cual casi siempre está reducida, cuando no anulada por completo.

Esta limitación antinatural de lo sexual a la que, médicamente, define como “represión sexual neurótica”, se origina en la lucha entre el instinto y la moral, entre el ego y el mundo exterior.

Toda esta atrofia comienza en la más temprana edad...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA