Reforma laboral: las propuestas que duermen en el Congreso

 
EXTRACTO GRATUITO

Hace años que el empleo está en problemas. La tasa de desempleo es del 9,6%, al borde de los dos dígitos; hay muy poca creación de empleo en el sector asalariado privado (con un total de solo 6.239.000 trabajadores) y un incremento del crecimiento vegetativo de la población de alrededor de 300.000 personas por año que se incorporan o quieren hacerlo al mercado laboral. Además, el empleo no registrado suma más de cuatro millones de personas. Hay una cifra para tener en cuenta: son 7.414.000 las personas que no trabajan, pero que podrían hacerlo, además de los 1.652.000 desocupados.El diagnóstico es claro y existe desde hace muchos años: hay que crear empleo de calidad e incorporar a mucha más gente en el mercado laboral, incentivando, entre otras acciones, el empleo privado y asalariado en el sector privado.¿Por qué necesitan incentivos? Porque las condiciones actuales "desmotivan" a los empresarios para tomar gente por los altos costos laborales no salariales, impuestos distorsivos y la litigiosidad, entre otras razones, que llevan a que no piensen en expandir su negocio. Un dato contundente: el 60% del empleo en la Argentina es proporcionado por Pymes de menos de 5 empleados, que tienen las mismas obligaciones y costos que las multinacionales."Hoy está todo estancado por razones políticas", dijo un funcionario de alto rango relacionado con la cartera laboral. "Los proyectos pueden modificarse, pero lo peor es que no se traten". Algunos ejemplos:1. Primer empleo: ya en abril de 2016 estaba la intención de hacer cambios en materia de legislación del trabajo y se envió al congreso la propuesta llamada "primer empleo", que nunca salió de la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados y que buscaba incentivar el primer empleo registrado (o para quien tuviera menos de 36 meses de aportes) de jóvenes de hasta 24 años a través de beneficios fiscales para empleadores. Esta franja es la más vulnerable en materia de empleo. Estarían exentos del pago de distintos porcentajes de las contribuciones patronales y podrían percibir incentivos económicos durante los primeros 36 meses laborales del empleado.Para recibir el beneficio, la empresa debía crecer en cuanto a personal: aumentar su dotación sobre la base del promedio del último trimestre de 2015. En la zona del Plan Belgrano, los beneficios habrían llegado el primer año al 34% del salario bruto del trabajador en las empresas de menos de 200 personas, y al 27,2% en las empresas con más de 200...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA