Una reforma gradual en la que las provincias tienen la última palabra

 
EXTRACTO GRATUITO

Finalmente se corrió el telón y el Gobierno presentó los ejes de una de las reformas más esperadas por el ambiente empresarial y económico: la tributaria. Lo que el ministro Nicolás Dujovne anticipó ayer es un conjunto de propuestas con dos grandes objetivos: eliminar distorsiones para ganar en equidad fiscal y fomentar la inversión mediante una serie de medidas que apuntan a aliviar costos a las empresas. Será, a tono con la consigna general de la administración Macri, un camino gradual con resultados cuyo pleno impacto se debería ver al cabo de cinco años.

La idea oficial es fomentar un círculo virtuoso que lleve a una mayor generación de empleo y al crecimiento de la economía. Ayer, varios especialistas consultados por LA NACION coincidían en destacar las propuestas que ayudarían a cumplir esos objetivos. En ese combo entran la rebaja de Ganancias del 35% al 25% para las empresas que reinviertan utilidades; la devolución acelerada del IVA para inversiones de largo plazo; la implementación de un mínimo no imponible en los salarios por el que no se pagarían cargas patronales, la posibilidad de que el impuesto al cheque pueda ir pagándose progresivamente a cuenta de Ganancias y, por supuesto, la promesa de avanzar en acuerdos con las provincias para reducir Ingresos Brutos y Sellos.

Pero la evaluación positiva en términos generales no podía ocultar que, así como están estas certezas, todavía persisten algunas incógnitas. Las más importantes se dan en torno de los impuestos a los ingresos brutos y a los créditos y débitos bancarios, los dos más distorsivos del régimen actual. Para avanzar en cambios en estos gravámenes, el Gobierno deberá negociar con las provincias cómo compensar una caída en los ingresos por esa vía y ahí serán ellas las que tengan la última palabra. Tan importantes son ambos impuestos que una especialista tributaria analizaba anoche: "Si no se tocan, todo esto va a ser declamativo".

El economista Nadin Argañaraz va más allá y habla de crear un "espacio fiscal integrado": para que cualquier reforma de este tipo tenga éxito, hay que saber qué van a hacer la Nación, las provincias y los municipios. "Hay que ir a un pacto federal a la par con una reforma tributaria provincial y de la coparticipación", dice. A partir de ahora, el Gobierno tendrá que buscar consensos para avanzar en ese sentido. Pero además de estas incógnitas también afloran otras dudas, en particular con el aumento de los impuestos internos a las bebidas...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA