Reflexiones para los estudiantes de Estomatología sobre el desarrollo de valores

Autor:Daniel Maza Luis
Cargo:MSc en Ciencias de la Educación. Profesor Asistente
RESUMEN

El desarrollo de valores en los futuros profesionales corresponde a la Universidad; no sólo, garantizar el desarrollo de habilidades, sino desarrollar en ellos, valores que le permitan cumplir cabalmente con las acciones que demanda la sociedad. El profesional, como ser humano, debe poseer los valores humanos pertinentes a todo individuo, y hacerlos extensivos, a su desempeño social y laboral. ... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

Introducción

Instaurar en nuestra sociedad una pedagogía en valores es educar al hombre en el valor real a las cosas, para que aprendan a valorar con todo su ser, a conocer con razón, querer con voluntad e inclinarse con afecto por todo aquello que sea bueno, noble, justo y valioso. El objetivo es reflexionar acerca del papel de los claustros universitarios y de los estudiantes, como agentes centrales en el proceso de desarrollo de valores, por ser una tarea para los jóvenes.

La Universidad médica cubana tiene bien definido su encargo social, formar profesionales de la salud con una sólida preparación científico-técnica y capacitados para su constante actualización en los avances de las ciencias médicas y de las ciencias afines: médicos, estomatólogos, licenciados en enfermería y tecnólogos con altos valores éticos, políticos y morales, comprometidos para satisfacer las demandas y las necesidades del sector. Los profesores de la educación médica tienen un destacado protagonismo en el desarrollo de valores relacionados íntimamente con la realidad social del lugar y el momento en que se desarrolla el sujeto, lo que se traduce en la formación de un profesional con sólidas convicciones y una alta tendencia orientadora de la personalidad hacia su profesión.

Desarrollo

El desarrollo de valores en los futuros profesionales es en gran medida responsabilidad del Sistema Educacional Cubano, y corresponde a la universidad revertir la actual situación donde se aprecia cierta pérdida de los mismos. Se trata, no sólo, de garantizar la formación de profesionales con habilidades, sino desarrollar en ellos, valores que le permitan cumplir cabalmente con las acciones que de ellos demanda la sociedad.

Es una situación problémica de gran complejidad, de carácter interdisciplinario y de máxima prioridad en nuestra sociedad, porque los valores que hoy logremos desarrollar en nuestros estudiantes son la garantía para su desempeño laboral posterior.

Actualmente, en la universalización de la Educación Médica Superior, se requiere de un claustro cada vez mejor preparado, dotado de elevadas cualidades personales y habilidades comunicativas, que conozca no sólo el modelo ideal de educación, sino las características del estudiante en cuanto a sus intereses, motivaciones, conocimientos y actitudes. El profesional, como ser humano, debe comportarse de acuerdo con los valores humanos pertinentes a todo individuo, y hacerlos extensivos, a su desempeño social y profesional.

Es indispensable, entonces reflexionar ante una capacitación para los docentes con las herramientas necesarias y conocer bien los factores esenciales para educar en valores: la clase como eslabón fundamental del enfoque axiológico del contenido; la ejemplaridad del educador; una eficiente organización escolar; un adecuado diagnóstico de docentes, trabajadores y estudiantes; una consagración y unidad del claustro; un adecuado funcionamiento de las organizaciones y un apropiado protagonismo estudiantil.

Consecuentemente debe integrar de forma prioritaria el aprendizaje de estrategias y el desarrollo de actitudes que permitan concebirla como una formación para el cambio en el estilo docente y orientada a la acción, influyendo no sólo en sus conocimientos sobre el tema, sino en sus actitudes hacia la función educativa que deben ejercer, al mismo tiempo que trabajan en su propio autoperfeccionamiento, para el logro de una práctica docente educativa que contribuya al desarrollo de valores en los estudiantes, sustentada en los principios: ético, social, psicológico, pedagógico y metodológico.

La solución de problemas es una estrategia pedagógica que desarrolla la capacidad de aprender investigando, el estudiante vive la realidad que va a experimentar cuando se enfrente al paciente, la resolución de problemas se considera una competencia, cuya especialidad depende del dominio de las ciencias donde se desarrolle.

El mejor profesor es el que mientras instruye, educa, y no el que se concentra solamente en la labor instructiva...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA