Recrudecen los golpes a bancos: en seis robos se llevaron $ 9.000.000

 
EXTRACTO GRATUITO

"Dame la clave", le ordenó uno de los tres asaltantes que irrumpieron en la sucursal bancaria de la zona sur del conurbano a la empleada que atiende a los clientes en el lobby de la entidad.

"No la tengo", respondió, nerviosa, la empleada.

Ante esa respuesta, sin perder la calma, el delincuente tomó su pistola con cachas de madera, apoyó el cañón en la sien derecha de la empleada, y preguntó: "¿Vos sos Mariana?". La mujer, al borde de entrar en shock respondió: "Sí". "Entonces, vos conocés la clave. Abrí la puerta para entrar en las cajas o te mato."

Según una fuente policial, así comenzaba uno de los seis contra del área metropolitana ocurridos en menos de tres meses, en los que las distintas bandas se robaron un botín estimado en $ 9.000.000. El listado incluyó sólo los hechos que trascendieron públicamente, porque tanto en el Ministerio de Seguridad de la Nación como en el bonaerense se niegan a entregar las estadísticas oficiales.

Al escuchar la seguridad con la que le hablaba el asaltante, la empleada comprendió que no podía oponer resistencia y que los tres hombres armados que la amenazaban conocían muy bien los movimientos del banco.

Al borde de la crisis nerviosa, la mujer se equivocó al marcar los dígitos de la clave que permiten abrir la puerta para ingresar en la línea de cajas. Percibió en ese instante cómo el asaltante que le apuntaba a la cabeza corría el seguro del arma.

Según relató un oficial superior de la Jefatura Departamental Lomas de Zamora, del otro lado de la puerta el gerente del banco había visto las imágenes de las cámaras de seguridad y observó que su compañera se dirigía hacia las cajas con dos hombres detrás. Luego oyó que intentaban marcar la clave de la puerta de ingreso y advirtió que se habían equivocado en el intento. Comprendió que algo andaba mal y trató de guardar la remesa de dinero que, minutos antes, había dejado el camión de caudales en el tesoro del banco. Pero los delincuentes no le dieron tiempo. Irrumpieron en el sector, le apuntaron a la cabeza y se llevaron las dos sacas con plata.

Una vez que lograron obtener el botín, los asaltantes salieron con la misma rapidez y seguridad que mostraban cuando irrumpieron en la entidad. Afuera, un cómplice los esperaba en un automóvil. Menos de dos minutos después de entrar en el banco, los malvivientes huyeron con más de un millón de pesos que se robaron de la entidad.

Hasta el 14 de septiembre pasado, se habían registrado tres grandes golpes contra...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA