Tiempo de cambio: cómo rearmarse después de la etapa más gloriosa

 
EXTRACTO GRATUITO

MADRID.- ¿Se necesitaban más indicios para marcar el fin de un ciclo? No. Pero cuando el duelo del golpe por la eliminación todavía tenía conmovidos a los integrantes de la delegación argentina, la emotiva cena que se desarrolló en la madrugada española en el restaurante De María sirvió para que tres de los representantes más distinguidos se despidieran de la selección nacional. Dos de los retiros, esperados, los de Pablo Prigioni (37 años) y Leo Gutiérrez (36); el tercero, tal vez un poco más sorpresivo, el de Andrés Nocioni (34).Julio Lamas lo contó ayer, en el hotel Meliá Castilla, donde se concentran todos los seleccionados que están aquí en Madrid. "Las despedidas cuestan horrores. En este proceso hubo muchas. Pasamos la de Pepe, la de Manu, la de Oberto. Ahora las de Pablo, de Chapu, de Leo? Es mucho emocionalmente".Para el Preolímpico del año que viene, la única presencia confirmada es la de Luis Scola (34). Es una incógnita lo que puede pasar con Walter Herrmann (35), que en la próxima temporada jugará en Flamengo, en Brasil. Más dudas hay sobre Carlos Delfino, que lleva más de un año sin jugar al básquetbol. ¿Manu Ginóbili? Aunque públicamente no cerró la puerta, es casi imposible que tenga otra oportunidad con la selección. Él quería que ésta fuera su despedida y no pudo hacerla en la cancha por una lesión.Tampoco está definido el entrenador. Lamas llegará hoy al país y mañana se reunirá en Buenos Aires con Federico Susbielles, interventor de la CABB, para charlar sobre su posible continuidad. Parece muy difícil. No habría que descartar la vuelta de Sergio Hernández, que en este momento se encuentra sin club.Con esta sensación de ciclo cumplido, es posible preguntarse: ¿se aprovechó a la Generación Dorada? No es fácil la respuesta. La Argentina y su Liga Nacional siguen sin tener un estadio de primer nivel más allá del Polideportivo de Mar del Plata. La difusión del deporte no ha mejorado y hay mucho trabajo por hacer. Desde lo dirigencial, los mismos jugadores terminaron denunciando a una entidad hundida en deudas e intervenida.Hay sin embargo un beneficio intangible, que es la identidad del seleccionado. El orgullo para sobreponerse ante equipos en inferioridad de recursos, el trabajo de equipo, la idea de juego que intenta sostenerse, son una marca registrada que aún hoy despierta respeto y admiración en los adversarios. Incluso en la prensa internacional, que durante el desarrollo de la primera rueda en Sevilla se negaba a creer que este...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA