Una realidad promisoria

Manuel Tagle, presidente del Córdoba Golf Club, comentaba, finalizado el 82° Abierto del Centro, que si novelara el campeonato, la realidad habría superado a la ficción. Era impensable que Cabrera, vuelto de Augusta, cansado y a 6 golpes de la punta el domingo a la mañana, sería ganador en un playoff. Además de impredecible, hacerlo con un águila al 18 lo acercó aún más a la fantasía. Es real, también, que muchos se preguntaron qué habría sido de la fiesta si Cabrera perdía otro desempate en semanas consecutivas y frente a su público. El silencio habría sido ensordecedor.Sin embargo, los grandes tienen esa aura. Después del 106° Visa Open de Argentina, Cabrera articuló una serie de resultados que se tradujeron en tres torneos jugados y tres ganados en forma consecutiva en el país, incluidos dos del PGA Tour Latinoamérica, además de buenos resultados en el PGA Tour, con aquel playoff en el primer major del año. Esta cosecha lo depositó en el umbral de los 50 primeros del ranking mundial y de participar en los certámenes del World Golf Championship, además de los majors, en los que todavía goza de clasificación automática. En buen romance, Cabrera vuelve adonde pertenece: la elite del golf mundial.El Abierto del Centro fue un éxito en todo sentido; tuvo gran convocatoria de público y de jugadores. También fueron atracciones Andrés y Eduardo Romero, Carlos Franco y todas las figuras jóvenes del PGA TLA: Jorge Fernández Valdés, Andrés Echavarría, Nelson Ledesma, Oscar Serna, Santiago Russi y Franco Romero, los nombres del futuro. Se incorporaron novedades como las carpas corporativas, que tuvieron excelente recepción y dieron muy...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba