Reacciones repudiables para un gol válido

 
EXTRACTO GRATUITO

Vehemente, enojado, Miguel Ángel Russo dijo: "A partir de hoy, pase lo que pase, Central no tira más la pelota afuera". Su bronca nace en la jugada del segundo gol de San Lorenzo, tanto que merece un análisis dividido en tres partes.Primero hay que decir que el árbitro Germán Delfino cumplió con el reglamento. Hizo ingresar al jugador lesionado (Elizari) cuando la pelota estaba del otro lado de la cancha (un acierto de las cámaras de Fútbol para Todos). Inmediatamente nace la pregunta: ¿el jugador de San Lorenzo puede haber quebrado mínimamente cierto código del fútbol?Veamos: robó una pelota cuando ya se había repuesto después de que el rival la cediera para que lo atendieran por un golpe que recibió en la cara. Eso es cierto. Resulta necesario destacar que pasó un tiempo considerable entre una acción y la otra. Antes de que Elizari se anticipara a Ferrari e iniciara el ataque que desembocaría en el gol, hubo dos pases de jugadores de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA