Las razones ocultas del paro de la CGT

Mauricio Macri predicará mañana ante la Asamblea General de la ONU, en la aterrada Nueva York, la premisa mayor de su credo: la Argentina está intentando superar el nacionalismo y el proteccionismo, las dos amenazas que se proyectan sobre las sociedades opulentas. Ésa es la razón por la que hay que invertir en el país.

El viernes, cuando regrese, estará ante uno de los grandes desafíos que enfrenta ese programa. Ese día se reunirá el Comité Central Confederal de la CGT para decidir un paro nacional, cuya fecha deberá fijar el triunvirato que forman Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña. Los sindicalistas explican su endurecimiento en razones económicas. Es una excusa. En los últimos días hubo una novedad: ellos pretenden liderar la reconstrucción de un PJ invertebrado y recuperar el liderazgo de la demanda social. También hay motivaciones menos presentables. Causas penales que no dejan dormir a dirigentes importantes.

La razón por la que se convoca a un paro es contradictoria. Los gremialistas se quejan por el recorte que impuso la inflación sobre los salarios. Y el Gobierno rechazó el argumento. Jorge Triaca señaló que la CGT debe acompañar la desaceleración de los precios. Alfonso Prat-Gay cuantificó a Triaca: como los salarios se pactaron con una inflación mensual de 2,5%, cada vez que, como está sucediendo, los precios están por debajo de ese número, mejora el poder adquisitivo. Federico Sturzenegger tocó la misma música frente a la UIA hace 20 días.

Los sindicatos responden que las autoridades no deben inmiscuirse en la discusión por los sueldos. Luis Barrionuevo se lo dijo a Macri la última vez que hablaron por teléfono: "¿Para qué tocaste en China el tema de las paritarias, si las discutimos entre privados?". El argumento debilita la justificación del paro: si el nivel del salario se resuelve entre privados, ¿cuál es el sentido de una huelga general contra el Gobierno?

En la CGT esgrimen también la demora en reducir el impuesto a las ganancias para los asalariados. Es otro motivo exagerado. La reforma que ya se realizó devolvió a los trabajadores $ 50.000 millones de ese impuesto.

Devolvió además otros $ 15.000 millones por asignaciones familiares. Representa un aumento de alrededor del 6% del salario. Schmid, Daer y Acuña alegan que no se elevó lo suficiente el mínimo no imponible. Pero algunos dirigentes admiten que se conformarían con un retoque para el medio aguinaldo de diciembre. La alternativa es cobrar un bono.

...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba