Los ranchos, un paisaje que marcó a la primera arquitectura

Nuestros ranchos forman parte de la primera arquitectura, variando según el lugar en lo que eran sus materiales de construcción. Era generalmente el ancho rectángulo de sus paredes de adobe, cubierto con un techo de quincha a dos aguas, necesario para las copiosas lluvias, fuertes vientos o grandes fríos, que vamos a comentar de acuerdo al valioso testimonio de los viajeros que los vieron en su momento.Uno de los más antiguos testimonios es el del sacerdote jesuita Justo Van Suerck, natural de Amberes en Bélgica que en 1629 escribió sus impresiones sobre aquel Buenos Aires y sus alrededores: "Las iglesias y las casas, sin excepción, son todas de barro y están techadas con paja...no hay ningún pavimento. Se ignora lo que es una ventana de vidrio; ni siquiera las hay de tela o papel; no hay sótanos ni bodegas, ni tampoco obras de carpintería. No se emplean las escaleras, puesto que las casas son de una planta".Dos décadas después el francés Acarette du Biscay, afirmaba lo mismo en cuanto al material de paredes y techos, "porque hay poca piedra en todas estas regiones hasta el Perú...todas las habitaciones son muy espaciosas". En 1729 un viajero observó en Montevideo cuarenta ranchos de cuero y sólo dos casas de material. Lo mismo le sucedió al R.P Carlos Gervasoni también jesuita, que habla del desolado paisaje, con casas todas de paja, forradas por fuera con cueros y con sus techos cubiertos de paja". No fue menor la desazón de su compañero de viaje el R.P. Carlos Cattáneo que observó la casa del obispo levantada con barro y no de ladrillos, como suponía le correspondía por su rango eclesiástico.Don Félix de Azara en su Descripción e Historia de 1784 destacó a los que vivían en el campo: "Me parecen más sencillos y dóciles que los ciudadanos, y que no alimentan aquel odio terrible contra la Europa. Sus casas, por lo general, son unos ranchos o hozas desparramadas por los campos, bajas y cubiertas de paja, con las paredes de palos verticales juntos clavados en...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba