La radio y Miceli, focos de resistencia

Hay tensiones que buscan dinamitar desde adentro el sistema democrático.Los dictámenes supersónicos, sumarísimos y sin discusión en el Parlamento de lo que el oficialismo ha dado en llamar "democratización" de la Justicia esconden, como la ley de medios, detrás de unos pocos atendibles objetivos, la rendición incondicional de aquellas fuerzas que no exuden cristinismo puro. Ya el mero kirchnerismo resulta insuficiente, si lo sabrá Lucas Carrasco, apartado en estos días de Radio Nacional Rock.Se viene otra semana movida. Pasado mañana la oposición firmará en las escalinatas del palacio de Tribunales un documento contra el control de la Justicia y el jueves la gente volverá a salir a la calle, como en las masivas concentraciones del 13 de septiembre y del 8 de noviembre pasados. Protestarán por el "Vamos por todo", que arrasa pluralidad y vuelve más hegemónico y autárquico a un Poder Ejecutivo que pretende desconocer la concepción tripartita de gobierno dispuesta por la Constitución Nacional.Hay otras resistencias estimulantes. La semana que pasó arrojó síntomas en esa dirección que permiten alentar cierto optimismo y que tuvieron como caja de resonancia al ámbito de los medios. En efecto, los nuevos ratings radiales ofrecen una lectura más que interesante y otro tanto sucede con las dispares reacciones en torno del comentado caso del periodista Juan Miceli.Ahora todo fue, por suerte, diferente a la alarmante y escasa repulsa social que tuvo en octubre el grave hostigamiento vivido por Jorge Lanata -que esta noche vuelve a la TV- en un aeropuerto venezolano y al horrible vacío que le hicieron en enero a Ricardo Darín, tras un solapado reto presidencial, sus propios colegas, comenzando por su mismísima hermana, titular de la entidad que los agrupa, que le quitó todo tipo de trascendencia al hecho.En cambio, hubo, y mucha, reacción a las respuestas destempladas y atemorizantes del diputado Andrés "Cuervo" Larroque a una simple pregunta; a la absoluta falta de compañerismo de Agustina Díaz, la otra presentadora del noticiero del mediodía de Canal 7, y, principalmente, a la persistente e insólita campaña difamatoria contra Miceli desde la propia pantalla de la TV Pública, por medio de su panfletario ciclo 6, 7, 8.La ola de adhesiones de distinto tipo que provocó la valiente y austera autodefensa que Miceli se vio obligado a hacer desde el mismo noticiero fue un ejercicio muy estimulante y necesario que retempla los ánimos. Cecilia Laratro, su ex compañera del...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba