Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii, 29 de Agosto de 2019, expediente CNT 010917/2014/CA001

Fecha de Resolución29 de Agosto de 2019
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II SENTENCIA DEFINITIVA NRO.: 114427 EXPEDIENTE NRO.: 10917/2014 AUTOS: RABAL DAMIAN EZEQUIEL c/ SWISS MEDICAL S.A s/ACCIDENTE -

LEY ESPECIAL VISTO

Y CONSIDERANDO:

En la ciudad de Buenos Aires, el 29 de agosto de 2019, reunidos los integrantes de la Sala II a fin de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia definitiva en estas actuaciones, practicado el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación.

El Dr. G.C. dijo:

Contra la sentencia de la instancia anterior se alza la parte demandada a tenor del memorial obrante a fs. 214/230. También apela la perito contadora sus honorarios (fs. 231), por considerarlos reducidos.

Controvierte la accionada la decisión adoptada por la sentenciante de grado quien consideró ajustada a derecho la decisión resolutoria decidida por el actor, tras considerar que la comunicación cursada por la empleadora con fecha 26/11/2013 implicó

una negativa de tareas. Sostiene la quejosa que la sentencia de la anterior instancia sólo se basa en dichos del trabajador que, a su criterio, no fueron demostrados, en tanto el accionante nunca acreditó el alta médica invocada ni aportó elementos de prueba a fin de demostrar que las supuestas dolencias que padece fueran consecuencia de las tareas cumplidas para el lavadero de la compañía. Refiere también que la decisión resolutoria, adoptada por el accionante sin esperar el plazo de 48 hs. invocado, resultó además, extemporáneo. Cuestiona, asimismo, la procedencia de los rubros insertos en la liquidación (los que reputa oportunamente abonados) y de la indemnización que emana del art. 2 de la ley 25.323 y 80 de la L.C.T.

En cuanto a la primera de las cuestiones, cabe memorar que no existe controversia en autos acerca de que con fecha 26/11/2013 la demandada comunicó

al accionante el comienzo del período de reserva del puesto y que, al día siguiente, R. cursó una comunicación en la que le hacía saber a su empleadora que se le había otorgado el alta médica acorde a su capacidad laboral reducida y la intimaba para que en el plazo de 48 hs. reviera la baja laboral y le otorgara tareas, bajo apercibimiento de considerarse despedido.

Surge asimismo del intercambio telegráfico que el 29/11/2013 S.M.S. rechazó dicha comunicación haciéndole saber “con relación al alta médica Fecha de firma: 29/08/2019 otorgada por su médico particular que invoca en el despacho en responde, la cual ha Alta en sistema: 03/09/2019 Firmado por: M.A.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: G.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: J.S.R., SECRETARIO INTERINO #20566170#242394731#20190830100146357 presentado ante el control médico laboral y resulta parcial (con indicación de tareas livianas)”, que la empresa no contaba con disponibilidad de labores como las solicitadas, por lo que le mantendría la reserva del puesto por los plazos de ley o hasta que contara con alta médica para retomar sus tareas habituales de frodador (fs. 58). El día 19/12/2013 el accionante rechazó dicha comunicación mediante misiva en la que puso fin al vínculo laboral en los siguientes términos: “Atento el reconocimiento de las indicaciones de mi médico, totalmente fundadas y reconocidas por su servicio médico, además de reconocer que no puede o no quiere otorgar tareas compatibles con mi aptitud física”.

Del intercambio telegráfico precedentemente reseñado se extrae que, más allá de la manifestación vertida por el apelante respecto de la ausencia de elementos de prueba que acrediten la existencia del alta médica invocada por el trabajador, lo cierto es que fue ella misma quien reconoció haber recibido el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba