Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala E, 19 de Octubre de 2017, expediente CIV 104134/2009/CA001

Fecha de Resolución19 de Octubre de 2017
EmisorCamara Civil - Sala E

1 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA E 104.134-09.- “R. D. G. Y OTRO C/ J. J.

  1. Y OTRO S/ DAÑOS Y PERJUICIOS”

    (68).-

    Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los diecinueve días del mes de octubre de dos mil diecisiete, reunidos en Acuerdo los Señores Jueces de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, S. “E”, para conocer en el recurso interpuesto en los autos caratulados: “R. D. G. Y OTRO C/

    J. J.

  2. Y OTRO S/ DAÑOS Y PERJUICIOS”, respecto de la sentencia corriente a fs.

    399, el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

    ¿Es arreglada a derecho la sentencia apelada?

    Practicado el sorteo resultó que la votación debía efectuarse en el siguiente orden: Señores Jueces de Cámara Doctores CALATAYUD. DUPUIS.

    RACIMO.

    El Señor Juez de Cámara Doctor CALATAYUD dijo:

    En la sentencia de fs. 399/419, el señor juez de la causa consideró

    responsable al demandado por el accidente acaecido el 12/4/09 en la autopista D. entre la motocicleta Yamaha, dominio XXX XXX, de propiedad y conducida por R. y a quien acompañaba I., y el automóvil Fiat Regatta, chapa XXX XXX, a cargo de J., en circunstancias en que ambos circulaban en el mismo sentido por la citada autopista, por lo que condenó a este último y a su aseguradora a abonarles al primero la suma de $ 421.290 y a la segunda la de 366.000, con más sus intereses calculados en la forma que dispuso en el considerando VIII y las costas del juicio.

    Contra dicha decisión se alzan los actores y la citada en garantía, quienes cuestionan la entidad económica de algunas de las partidas que conforman la indemnización, mientras la última también se agravia por la tasa de interés fijada (ver presentaciones de fs. 432/35 y 437/39).

    Antes de proceder al examen de las quejas, bueno se hace aclarar que en el particular caso de autos dicho análisis -contrariamente al procedimiento empleado por el magistrado- lo haré conforme las normas jurídicas vigentes a la época del hecho antijurídico (ver Kemelmajer de C., La aplicación del Código Civil y Comercial a la relaciones y situaciones jurídicas existentes, Rubinzal-Culzoni editores, pág. 100 n° 48; D., Carolina y P., H.V., La aplicación del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación y el derecho transitorio, Revista Código Civil y Comercial, ed. Thomson Reuters La Ley, año 1 n° 1, julio 2015, pág. 19, en especial, pág. 27, Fecha de firma: 19/10/2017 Alta en sistema: 20/10/2017 Firmado por: MARIO PEDRO CALATAYUD, JUEZ DE CAMARA Firmado por: J.C.G.D., JUEZ DE CAMARA Firmado por: F.M.R., JUEZ DE CAMARA #12071830#190844757#20171011133548610 capítulo VI letra d; L.C. en Belluscio, Código Civil y leyes complementarias comentado, anotado y concordado, com. art. 3, t. 1 pág. 28, n° 12 letra b).

    Ello aclarado, la perito médica designada de oficio por el juzgado, con la imparcialidad que el origen de su nombramiento permite presuponer, Dra. S.M.G., en su dictamen de fs. 325/34, tras describir las lesiones sufridas por los damnificados, concluyó que R. presentaba como secuela del accidente fractura de acetábulo y de escafoides derechos y diversas cicatrices, lo que a juicio de la profesional le acarrea una discapacidad física del 34% de la total, que se desglosa en un 15% para cada una de las primeras y en un 9% por las últimas.

    Por su parte,

  3. ostenta un 15% por la fractura de fémur, un 5% por cervicalgia y un 4% por cicatriz, lo que totaliza un 22% según fórmula de Balthazard.

    Insiste la aseguradora en las impugnaciones que formulara respecto del resultado del peritaje, para lo cual se limita a remitirse “en homenaje a la brevedad” a las consideraciones que -según sostiene- ya efectuara, pese a que ninguna objeción realizó, por lo que, al no existir otros elementos objetivos que desmerezcan las conclusiones alcanzadas, no cabe sino aceptar el criterio pericial (arts. 386 y 477 del Código Procesal; ver Palacio, Derecho Procesal Civil, t. IV pág. 720).

    Empero, es criterio de la Sala que el daño estético no representa, en principio, una partida que deba ser considerada en forma independiente ni forma parte de la incapacidad sobreviniente. Es que, al respecto, ha decidido que cuando se reclama una suma por daño moral y otra por este concepto puede producirse un doble resarcimiento por la misma causa (conf. mis votos en causas 89.040 del 18-3-92 y 117.931 del 26-10-92). En realidad, la lesión estética provoca intrínsecamente daño a un bien extra patrimonial: la integridad corporal, lesión que siempre, por ende, provocará un agravio de tipo moral y que puede, o no, afectar el aspecto patrimonial del individuo damnificado. Si lo provoca, se estará en presencia de un...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR