Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala I, 12 de Diciembre de 2018, expediente CIV 024867/2014/CA002

Fecha de Resolución12 de Diciembre de 2018
EmisorCamara Civil - Sala I

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA I

Expte. N°: Juzgado N°

R C J y otros c/ R M A y otros s/ daños y perjuicios

ACUERDO N° 90/18 En la Ciudad de Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 12 días del mes de diciembre de dos mil dieciocho, reunidos en acuerdo los señores jueces de la S. I de la Cámara Civil para conocer en los recursos interpuestos en los autos “R C J y otros c/ R M A y otros s/ daños y perjuicios” respecto de la sentencia corriente a fs. 719/744, el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿Se ajusta a derecho la sentencia apelada?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía hacerse en el orden siguiente: D.. CASTRO, R. y G.UISADO.

Sobre la cuestión propuesta la DRA. CASTRO

dijo:

  1. La sentencia de fs. 719/744 aclarada a fs. 751

    hizo lugar parcialmente a la demanda de daños y perjuicios entablada por C J R, por sí y en representación de sus hijos menores J G. R, L D

    R y B.R.C. en consecuencia, a M A R, E R, Sanatorio Modelo de Caseros, Asistencia Sanitaria Integral S.A. y a la Obra Social de Empleados y Personal Jerárquico de la Actividad del Neumático Argentino (OSEPJANA), a pagar la suma de ciento ochenta y cinco mil doscientos pesos ($185.200) a C J R; las de doscientos noventa mil pesos ($290.000) a cada uno de los otros actores - J G. R, L D R y B R-. Ello con más sus intereses y las costas. Hizo extensiva esa condena a “Prudencia Compañía Argentina de Seguros G.enerales S.A.” y a “Seguros Médicos S.A.” en los términos del art. 118 de la ley 17.418. Apelaron todos los interesados; los correspondientes memoriales y sus contestaciones resultan del informe de fs. 912. No Fecha de firma: 12/12/2018

    Alta en sistema: 21/02/2019

    Firmado por: P.M.G..-.P.E.C.-.J.P.R., JUECES DE CÁMARA

    fundó su recurso el apelante de fs. 754 por lo que a fs. 911 se declaró

    desierto el mencionado remedio.

  2. Los actores reclamaron en autos la indemnización de los daños y perjuicios que invocaron haber sufrido como consecuencia de la muerte de su madre y conviviente respectivamente. Según relataron en su demanda, G. A Z, de 21 años de edad, cursaba la 35va. semana de gestación del embarazo de su tercer hijo, cuando el 23 de mayo de 2012 concurrió al sanatorio demandado para una consulta médica de rutina y concertar fecha de cesárea; que ese mismo día el médico que la revisó dispuso su internación e informó a C J R que G. se encontraba “un poco hinchada”, motivo por el cual correspondía realizarle otros estudios;

    que el día 24 de mayo, le fue inducido el parto mediante goteo y al siguiente le practicaron una cesárea, momento en que nació su hijo B

    con 2,020 kg. Agregaron que G. fue trasladada a una habitación común de maternidad, al cuidado de su madre; que el día 26 de mayo continuaba con una hemorragia muy intensa, tanto por la vagina como por la herida de la cirugía y pese a que sufría mucho dolor y hablaba incoherencias, no recibió asistencia de ningún médico sino sólo de la enfermera que le aplicaba apósitos a requerimiento de la madre de la primera; que posteriormente le informaron al señor R que a G. debían practicarle una histerectomía; que a las 8 de la mañana del día siguiente la obstetra L y el cirujano R se presentaron y llevaron a G. al quirófano, de donde salió al mediodía para ser derivada a la sala de terapia intensiva. Indicaron que a las 16.30 hs. se hizo presente el cirujano M A R -uno de los dueños del sanatorio- y el auditor llamado L, y les informaron en forma confusa que G.. estaba muy grave, con respirador; que sólo se permitió la visita a las 17 hs. ;

    que G. presentaba los ojos abiertos, opacos, la boca pegada con un adhesivo de contacto, los orificios de la nariz con topones de algodón,

    sangre seca en los oídos, la piel fría y de color violáceo, producto de Fecha de firma: 12/12/2018

    Alta en sistema: 21/02/2019

    Firmado por: P.M.G..-.P.E.C.-.J.P.R., JUECES DE CÁMARA

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA I

    haber transcurrido tiempo de fallecida; que el parte de fallecimiento se dio recién el 19.30 hs..

    Atribuyeron responsabilidad a los demandados con sustento en que no se tuvieron en cuenta condiciones de riesgo en el ingreso de la paciente, que fueron diagnosticadas pero omitidas en su consideración; que tampoco se ponderó el primer hepatograma sugestivo de disfunción hepática, ni se efectuaron exámenes sencillos orientados a pesquisar patología general - recuento de plaquetas, que recién se hizo el 26 de mayo, dos horas antes del fallecimiento. Del mismo modo –agregan- se omitió ponderar el déficit de vitamina k,

    fundamental en la coagulación; no se diagnosticó tempestivamente la atonía uterina; no existe evidencia de secuencia temporal de atención desde la mañana del 26 de mayo de 2012 hasta el fallecimiento; no se valoró correctamente la presencia de síndrome HELLP, de fácil diagnóstico bioquímico por la presencia de anemia hemolítica,

    elevación de enzimas hepáticas, y trombocitopenia.

    El Sr. Juez de la anterior instancia, entendió en primer lugar que en el caso resultaban de aplicación las normas del hoy derogado Código Civil, conclusión que –como lo ha sostenido esta S. reiteradamente en supuestos similares- cabe compartir. Ello sin perjuicio de señalar que en casos como el presente en que no es el paciente sino sus deudos quienes demandan la indemnización derivada de la invocada deficiente atención médica que habría ocasionado la muerte de aquél, la cuestión deba estudiarse a la luz de las normas que regulan la responsabilidad extracontractual (entre muchos otros esta S., expte. 51.881 y doctrina y jurisprudencia allí

    citada, en especial Fallos 324:2972) y no la contractual como se indica en el pronunciamiento apelado.

    La decisión partió de consideraciones teóricas generales en materia de responsabilidad médica, que resultan sustancialmente de la transcripción de la sentencia de la S. H de Fecha de firma: 12/12/2018

    Alta en sistema: 21/02/2019

    Firmado por: P.M.G..-.P.E.C.-.J.P.R., JUECES DE CÁMARA

    este Tribunal, voto de la Dra. E.G..R. de G.. en los autos “Arenare, R. y otro c/ Clínica Monte G.rande S.A. y otro”,

    sentencia del 21/2/2006 (ver publicación http://www.saij.gob.ar/camara-nacional-apelaciones-civil-nacional-

    ciudad-autonoma-buenos-aires-arenare-roberto-otro-clinica-monte-

    grande-sa-otro-fa06983713-2006-02-21/123456789-317-3896-0ots-

    eupmocsollaf). Ninguna de estas premisas se discute en esta instancia por lo cual y sin perjuicio de abordar alguna cuestión específica al tratar los puntuales agravios de las partes, prescindiré de consideraciones genéricas al respecto. En cambio, la materia central a cuyo tratamiento remiten los agravios de las condenadas se vincula con la conclusión del Sr. Juez de grado en punto a la configuración en el caso de la culpa médica como factor determinante de la muerte de G. y en consecuencia de las responsabilidades que se les atribuyen. Me detendré entonces en este aspecto de la decisión apelada.

  3. Dada la naturaleza del proceso, como es obvio, el magistrado consideró de manera central del dictamen pericial médico (fs. 569/576) que en el caso fue practicado por una médica legista.

    Descartó en primer lugar la aptitud de las impugnaciones dado que según su criterio no resultaban suficientes para privar a ese informe de eficacia probatoria. Indicó entonces que la experta, luego de señalar que la historia clínica no presentaba defectos de forma sostuvo que “el análisis retrospectivo, permite suponer que el laboratorio mostró signos de alarma, que no fueron registrados por lo que no se investigaron alteraciones en la coagulación. Asimismo se demoró el diagnóstico de atonía uterina” (fs. 573vta.). Recordó que ese informe definió la atonía uterina como la pérdida de tono de la musculatura del útero que conlleva a su ausencia de contracción y un consecuente retraso en su involución tras el parto; que cuando la madre expulsa al bebé y a la placenta, desencadena un mecanismo de suma importancia: se trata de una potente reacción uterina cuya función es Fecha de firma: 12/12/2018

    Alta en sistema: 21/02/2019

    Firmado por: P.M.G..-.P.E.C.-.J.P.R., JUECES DE CÁMARA

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA I

    el cierre de los vasos sanguíneos del útero; que gracias a esta contracción, el sangrado de la madre es mínimo; pero que cuando este mecanismo no se produce, se origina la atonía uterina o inercia y el resultado es una importante hemorragia; que cuando una paciente presenta una hemorragia posparto -causa frecuente de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR