En quiebra, el campo perderá US$ 3100 millones

 
EXTRACTO GRATUITO

Si tuvieran que colgar un cartel en su tranquera para graficar la situación del campo, los productores seguramente preferirían uno que se resume en una palabra: quebrado. No es para menos: por segunda campaña consecutiva, perderán plata.

Aun con muy buenos rindes, en la campaña 2014/2015 el campo perdió a nivel país US$ 3500 millones, según un trabajo de Santiago Casares, presidente de Cazenave y Asociados. Para la campaña 2015/2016, que está en marcha, calcula que el quebranto será de US$ 3100,1 millones, con trigo, cebada, maíz, girasol y soja. Es algo menor al ciclo anterior porque los alquileres bajaron en dólares 40 a 50 por ciento. Por otra parte, impacta una reducción en la superficie total sembrada.

Casares contabiliza en su trabajo, además del resultado negativo del negocio en sí, pérdidas porque el Gobierno retiene 7 puntos del IVA de ventas y devuelve a moneda corriente entre 18 y 24 meses tarde, con la desvalorización del crédito fiscal. También considera la paradoja de pagar impuesto a las ganancias en pesos a pesar de perder dinero en dólares por el diferencial entre la pérdida real y la devaluación al momento de la venta del grano.

La debacle del agro obedece a una cuestión sencilla y a la vez dramática: por la caída de los precios internacionales en torno de un 30% y retenciones con las cuales el Gobierno sigue sacándoles 35% del ingreso a los productores de soja, la agricultura dejó de ser rentable. No es negocio, inclusive en campo propio. Y esto se refleja en una cadena de pagos cortada, cheques rebotados que se multiplican y caída en la venta de insumos.

El kirchnerismo va a terminar 12 años de Gobierno con menos productores de los que había cuando asumió, en mayo de 2003. Si en los noventa se perdieron 100.000 productores, con los Kirchner, según un informe de la Sociedad Rural Argentina (SRA), cuando concluya 2015 se habrán perdido 95.343. Eran 297.425 en 2002 y al final de este año serán 202.082 productores. Solo desde el conflicto de 2008 cayeron unas 49.000 empresas agropecuarias.

Proyecciones privadas ya indican que no se sembrarán entre 800.000 y 1.732.380 hectáreas. Es el cuarto año consecutivo de baja, una serie tan larga que no se veía desde 1940. Por la menor superficie en trigo, maíz y, como muchos anticipan, también en soja, se dejarán de invertir US$ 576,7 millones.

Lo que está pasando en el mercado de insumos tiene relación con esas proyecciones. En el primer semestre de 2015, comparado con igual...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA