Quería ser marinera y en Suecia logró lo que creía imposible: 'Argentina no es tan sexista, pero nos falta'

En aguas escandinavas.

"Si hubiera nacido hombre sería marinero, lástima que por ser mujer no es posible" , solía lamentarse Guadalupe, con una sonrisa melancólica. "La verdad que sí", manifestaban sus allegados. "Qué pena, no siempre se pueden cumplir los sueños; tal vez en la siguiente vida, si nacés hombre".

Lo cierto era que allá, en Pergamino, Guadalupe había crecido convencida de que por su condición de mujer y por vivir en tierras pampeanas, las suyas eran fantasías imposibles, que debía satisfacer a través de las novelas y cuentos.

Desde muy pequeña, cuando los libros ingresaron a su vida, el mar siempre había sido su compañero, su mayor escape para una niña cuya mirada se perdía en el llano horizonte, imaginando que enfrentaba las vicisitudes de vientos inesperados y grandes olas. Cada vez que podía, se sumergía en relatos de viajes y aventuras, en especial aquellas que incluían barcos piratas, marineros y tierras lejanas impregnadas de intrigantes culturas.

Aparte de ser amante de los libros, desde niña Guadalupe plasma su mundo imaginativo a través de la pintura.

Pero a medida que los años fueron pasando, rodeada por una familia muy trabajadora y estudiosa, el mundo adulto se asomó apresurado: "¿Qué vas a hacer de tu vida, Guadalupe?" , ella no sabía y ante su indecisión, podía percibir cómo una angustia extraña crecía en su interior, implacable: "En el fondo no quería estudiar", cuenta hoy, al recordar su historia. "¿Por qué no podía trabajar, ahorrar un poco y salir a ver el mundo para descubrir mi pasión en el camino? De esa manera, podría tener una mejor perspectiva".

La fantasía de lanzarse a vivir en el mar seguía latente e, incluso, hubo una vez que coqueteó de cerca con el sueño. Guadalupe le confesó a su abuela - profesora de matemática- que iba a averiguar los requisitos para inscribirse en la Marina Mercante, sabía que aquel estudio exigía mucha matemática y ella la podría ayudar. Pero su abuelo, que estaba presente, la escuchó y la regañó, asegurándole que estaba loca, que allí quedaría embarazada de cualquiera y que la gente se reiría de ella: "Me pregunto qué hubiera pasado si ese día iba. Creo que hubiera sido un buen capitán. Hay un límite de edad para empezar con ese estudio en Argentina, eso sí queda para la próxima vida...", expresa con lágrimas en los ojos.

Guadalupe, en días argentinos.

Cabizbaja y sumida en una crisis existencial, Guadalupe siguió los mandatos. Aún estaba lejos de imaginar que algún día viviría en Suecia, un país en donde descubrió que las personas se permiten sus tiempos para decidir el resto de sus vidas, y que le ayudó a cumplir sus metas.

Seguir el mandato, aventurarse a Alemania y encontrar otra respuesta para un sueño

A los 18 se mudó a Buenos Aires para estudiar. Nunca le gustó la ciudad, tampoco lo que estudiaba, aunque jamás imaginó renunciar. No había otra carrera que la atrajera y la idea de dejar sus estudios en la Universidad de Buenos Aires le parecía un fracaso.

Tal vez -se dijo- ahora que estaba haciendo lo que debía, podría tomarse un "año sabático" para conocer el viejo continente, aunque no tenía idea de cómo costearlo: "Venía de una familia de clase media trabajadora, somos tres hermanos, uno con síndrome de Down", rememora pensativa. "En casa no sobraba el dinero, pero contaba con la ventaja de tener pasaporte alemán por parte de mi madre".

Decidida a cumplir su sueño viajero, Guadalupe se inscribió para trabajar de Au Pair en Alemania y consiguió un puesto, aunque sospechaba que cuidar niños no era lo suyo. Aun así, emocionada como jamás lo había estado, se lanzó a su primera aventura: "No era lo mío, duré poco y renuncié; el país germano no es para mí, no me llevé bien con tantas regulaciones, pero tuve la oportunidad de estudiar el idioma, y con lo ahorrado, viajar por Europa".

En las calles escandinavas, Guadalupe...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR