Por quejas de los vecinos, retiran los vehículos que están frente a las comisarías

 
EXTRACTO GRATUITO

La vereda de la avenida Nazca, frente a la comisaría 47, parece un cementerio de motos. Son una veintena que están enlazadas por una cinta amarilla y negra de advertencia que se une en una punta con cinco carros de cartoneros, esqueletos de hierro, que limitan el paso de los peatones. En la calle se ven autos, casi pegados entre sí, sucios, con yuyos creciendo debajo de los chasis, como abandonados. La mayoría se sostiene sobre sus cuatro neumáticos, pero algunos se ven devorados por un incendio que los dejó en ruinas.

"Ese Corsita blanco, ¿lo ves? Está acá por tentativa de homicidio. El tipo atropelló a un policía, lo arrastró varias cuadras y se escapó. Después dejó tirado el auto en cualquier lado", explica el encargado del operativo que tiene como objetivo remover diez vehículos, 24 motocicletas y hasta un colectivo del espacio público cercano a la seccional de Villa Pueyrredón.

El Chevrolet Corsa -al igual que todos los automóviles que se encuentran allí- está atado a alguna causa judicial y en custodia de la Policía Federal. En la misma situación hay otras 2500 unidades en las 54 comisarías de la ciudad de Buenos Aires; hace dos semanas comenzaron a ser trasladados a depósitos judiciales con el fin de liberar espacios para estacionar, facilitar la movilidad por las veredas, mejorar la estética de las cercanías a las seccionales y reducir la contaminación.

"La gente usa los autos como basureros y los barrenderos no limpian debajo de los autos. Imaginate lo que es tener un auto como ese al lado del negocio, no queda nada estético", dice Patricia Unfer, mientras atiende su boutique de Nazca y Famailla, señalando una cupecita Datsun -o lo que queda de ella- arrasada por el fuego y ubicada sobre Nazca.

La cantidad de vehículos judicializados en las comisarías es variable porque mientras se van unos, llegan otros. Los que son trasladados a los depósitos continúan a disposición del juzgado que sigue la investigación en la que están involucrados. La mayoría de los rodados son parte de causas por lesiones, homicidio o tentativa de homicidio, estafa y robo.

"Los autos que están en pie no molestan tanto, pero los chocados o quemados sí, porque la calle parece un desarmadero. Además obstruyen el paso de todo el tránsito y juntan mucha basura", opina Emiliano Peñalba, el propietario de una quesería y despensa a pocos metros de la comisaría 47. En la calle, un Toyota Corolla gris...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA