El psicólogo del fútbol

 
EXTRACTO GRATUITO

La cita es en Barracas, luego de una charla para la Fundación El Futbolista. Apresurado, sale de la sala. Se saca fotos con un padre y su hijo. Da unos pasos, mira el reloj y pide disculpas por la demora. "Se hizo muy largo, pero es bueno que los chicos escuchen nuestra experiencia", dice Facundo Sava. Cruza la avenida Montes de Oca y no bien ingresa a un bar mira el televisor. Dice en voz alta el resultado de Estudiantes frente a Gimnasia (ganó el Pincha 2-0) y muestra cara de resignación. "Son un gran equipo", asegura. Todavía le cuesta hablar en pasado. Por momentos, lo hace como jugador en actividad, pero, al darse cuenta, se retracta y se transforma en DT. Apenas pasó un mes desde su último partido: fue el 11 de septiembre, en el empate de Ferro ante Belgrano de Córdoba.Guiado por su instinto de autosuperación y por la "permanente guía" de sus familiares, Sava siempre fue un paso más allá. Pero también siguió los consejos de su "segundo padre", Carlos Timoteo Griguol. Apenas tenía 17 años cuando el ya V iejo Timoteo le dijo a todo el plantel de Ferro: "Ustedes tomen nota de todo. Anoten que les va a servir para el futuro". Inteligentes palabras que Sava supo escuchar. Por eso, escribió todo lo que vivió y sintió dentro y fuera de una cancha "para el día de mañana poder aplicarlo cuando ejerza como técnico", explica. Ese compendio experiencial está integrado por doce cuadernos: de ellos se desprendió su reciente libro Los colores del fútbol, de Ediciones Al Arco. Su visión diferente cuenta con un plus: Sava es psicólogo social, carrera que le permite "analizar todo con mayor agudeza"."Voy a seguir vinculado al fútbol. Ahora como técnico (ya tiene el título). Pensaba seguir hasta junio de 2011, pero no me sentía bien físicamente. Tenía un problema en el pubis que pensé que iba a poder superar más rápido. Ojalá algún día tenga la chance de dirigir a la selección. Nunca soñé hacerlo como jugador, pero sí como entrenador", aspira.-¿Cómo elaboraste el retiro?-Lo trabajé durante años. El duelo lo vengo haciendo desde hace rato. Me permitía llorar adonde fuera. No veo anormal estar angustiado y llorar. Además, mi otra carrera [por la psicología] me permitió reacomodarme en el fútbol, porque a los 24 años estuve por abandonar. No estaba bien. Me sentía frustrado. Por eso creo fervientemente en la psicología en el fútbol.-Salvo casos aislados, en los planteles no hay lugar para los especialistas.-Hace unos años era incompatible. Pero en divisiones juveniles...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA