Una prueba de carácter

 
EXTRACTO GRATUITO

CÓRDOBA.? River sentía la necesidad de confirmar que lo mostrado en el verano no era casualidad, que esa preparación que había tenido un balance favorable ante Boca exigía una confirmación ahora, cuando comenzaban a disputarse los torneos oficiales. Encima enfrente estaba Belgrano, un rival que le trae malos recuerdos y, además, un equipo compacto y duro, un hueso difícil de roer para cualquiera desde hace tiempo. El panorama no era el mejor, pero al final terminó dando una prueba de carácter en la adversidad y, aun con un jugador menos por la expulsión de Ponzio, consiguió un triunfo 2-1 que lo mantiene con el impulso ganador de 2013.

Si bien River quería sostener desde el estilo el sello de Ramón Díaz, le costaba encontrar los espacios para hacer su juego. Aquino y Pereyra no sólo lucharon con los defensores millonarios, sino que ?por momentos? se turnaron para hacerle marca personal a Ponzio, para bloquearle ese primer pase de salida. Entre los dos lograron fastidiar al volante central, a tal punto que se fue expulsado por reaccionar ante una agresión del Picante, con una piña por la espalda. Antes, el delantero lo había provocado con un codazo. Durante ese primer tiempo, el problema fue que River estuvo impreciso y que no cambió de ritmo en los metros finales, lo que facilitó la tarea defensiva de Belgrano, que le daba tiempo para reagruparse con dos líneas de cuatro por detrás de la línea de la pelota.

La expulsión cambió todo

En el primer tiempo sólo hubo una situación de riesgo: un cabezazo de Pereyra en el travesaño para los locales. En el comienzo del segundo, la roja a Ponzio suponía un problema para River y, en definitiva, le dio aire, más espacios, porque Belgrano se vio obligado a atacar más por ser local y tener la ventaja numérica. Por eso, de contraataque, tuvo más recursos. Aprovechó las dudas de los dirigidos por Zielinski, incómodos ante la salida del plan defensivo habitual, y encontró en un golazo de Vangioni la apertura del marcador. El zurdo recibió un pase atrás de Trezeguet y batió a Olave con un remate cruzado, inatajable.

Si los nervios habían alterado a Belgrano, lo habían obligado...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA