Ley provincial Nº 9053 de Protección Judicial del Niño y del Adolescente

AutorJorge Luis Carranza
Páginas205-224
LEY PROVINCIAL Nº 9053 DE PROTECCIÓN JUDICIAL DEL NIÑO Y
DEL ADOLESCENTE*
TÍTULO I
DISPOSICIONES GENERALES
Artículo 1º. Responsabilidad. La familia, la comunidad y el Estado Provin-
cial son responsables y garantes del desarrollo físico, psicológico, moral, espi-
ritual y social de los niños y adolescentes menores de edad, conforme a lo
establecido por la Convención de los Derechos del Niño y la Constitución Pro-
vincial.
Artículo 2º. Subsidiariedad. La comunidad y el Estado Provincial tienen la
responsabilidad subsidiaria de proveer a la defensa del derecho que —todo
niño o adolescente— tiene a crecer y desarrollarse en el seno de su propia
familia, como institución fundamental de protección y formación.
El Poder Ejecutivo Provincial deberá adoptar todas las medidas tendien-
tes a garantizar los servicios de salud, educación, recreación, justicia, seguri-
dad y los demás que aseguren la protección integral del niño y del adolescente.
Artículo 3º. Protección judicial. Los niños y adolescentes menores de edad,
cuyos derechos fundamentales estuvieren en conflicto, quedarán amparados
por la presente Ley, y gozarán de la protección judicial para la determinación
de las medidas tendientes a restablecer sus derechos vulnerados.
Artículo 4º. Interés superior. En todo lo que concierne al niño y al adolescen-
te se deberá atender primordialmente a su interés superior, entendiendo por
tal la promoción de su desarrollo integral. Toda medida que se tome con rela-
ción a ellos, deberá asegurar la máxima satisfacción de derechos que sea posi-
ble, conforme a la legislación vigente.
Artículo 5º. Duda sobre el estado de minoridad. Cuando hubiere duda acer-
ca de la minoridad de quien haya invocado inicialmente su condición de tal, se
aplicarán a su respecto las disposiciones de la presente Ley hasta que se
demuestre lo contrario.
TÍTULO II
ORGANIZACIÓN
Artículo 6º. Competencia. La protección judicial de los derechos de los
niños y de los adolescentes menores de edad será ejercida por los Tribunales
de Menores.
* Sanción: 30/10/2002; promulgación: 21/11/2002; publicación: B.O. del 22/11/2002.
206 JORGE LUIS CARRANZA
Artículo 7º. Tribunal Superior de Justicia. El Tribunal Superior de Justi-
cia conocerá en los recursos extraordinarios que resultaren procedentes, se-
gún la materia de que se trate.
Artículo 8º. Cámara de Menores. La Cámara de Menores será competen-
te para conocer y resolver:
a) En única instancia, de los delitos atribuidos a niños y/o adolescentes que
fueren punibles conforme a lo dispuesto por la legislación vigente;
b) En la imposición de penas, o medidas socio-educativas y/o correctivas
a los niños y adolescentes, cuando la declaración de responsabilidad hubiera
correspondido a otro Tribunal;
c) En los recursos de apelación interpuestos contra las resoluciones de los
Jueces de Menores;
d) En las quejas por retardo de justicia y denegación de recursos en los
Juzgados de Menores;
e) En las cuestiones de competencia que se suscitaren entre los tribuna-
les jerárquicamente inferiores;
f) En la recusación e inhibición de sus miembros y de los Jueces de Meno-
res.
Artículo 9º. Juez de Menores en lo Prevencional y Civil. El Juez de Meno-
res en lo Prevencional y Civil será competente para conocer y resolver:
a) En la situación de los niños y adolescentes víctimas de delitos o faltas,
cuando fueren cometidas por sus padres, tutores o guardadores;
b) En la situación de los niños y adolescentes víctimas de malos tratos,
correcciones inmoderadas, negligencia grave o continuada, explotación o gra-
ve menoscabo de su personalidad por parte de sus padres, tutores o guarda-
dores;
c) Cuando habiendo exposición, filiación desconocida, o impedimento legal
de los padres, fuere necesario proveer al niño o adolescente medidas de pro-
tección;
d) En la situación de los niños y adolescentes cuyos padres manifestaren
expresamente su voluntad de desprendimiento definitivo, aun para ulterior
adopción;
e) Cuando el niño o el adolescente hubiere sido dejado por los padres,
tutores o guardadores en institución pública o privada de salud o de protec-
ción, si el tiempo transcurrido hiciere presumir que se han desentendido
injustificadamente de sus deberes para con el mismo;
f) Cuando con su propio obrar el niño o el adolescente comprometiere grave-
mente su salud y lo requirieren sus padres, tutores o guardadores;

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR