Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala V, 25 de Septiembre de 2020, expediente CNT 062164/2015/CA001

Fecha de Resolución25 de Septiembre de 2020
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala V

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA V

EXPTE. Nº CNT 62164/2015/CA1

SENTENCIA DEFINITIVA nº 84.465

AUTOS: “PROVERA, O.D. C/ S.A. LA NACION S/

DESPIDO” (JUZG. Nº 19).

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Capital Federal de la República Argentina, a los 25 días del mes de septiembre de 2020 se reúnen los señores jueces de la Sala V, para dictar la sentencia en esta causa, quienes se expiden en el orden de votación que fue sorteado oportunamente, la doctora B.E.F. dijo:

I- Contra la sentencia de primera instancia dictada a fs. 166/175,

que admitió la acción por despido, se alza la parte demandada en los términos y con los alcances que surgen del memorial de fs. 177 (i)/177 (v) vta., que fue replicado por su contraria conforme surge de fs. 182/185. Asimismo, la perito contadora C.S. De Souza Quiterio a fs. 176 y ambas representaciones letradas recurren por altos y por bajos los emolumentos que les fueron regulados conforme las presentaciones que obran a fs. 177 y 177 (v).

II- En primer término la accionada recurre la decisión adoptada por el magistrado que me precede, al concluir que la relación laboral que vinculó a las partes fue por tiempo indeterminado desde el inicio y que se desarrolló sin interrupciones hasta el distracto, ponderando para ello las declaraciones de los testigos C., Osuna, L. y R., soslayando las impugnaciones formuladas oportunamente y desestimando la declaración aportada por C., que fue instada por su parte, sin merituarse adecuadamente los contratos a plazo fijo acompañados a la causa, que fueron corroborados por la perito contadora en su informe, donde además da cuenta de las altas y bajas informadas ante la Afip que se correspondían con las fechas de los contratos señalados. Afirma que las circunstancias apuntadas confirman que en el caso no existió continuidad entre los contratos celebrados a plazo fijo, destacando que las declaraciones testimoniales permiten advertir que había personal permanente y personal contratado para cubrir necesidades puntuales de su mandante.

Por otro lado, y en consonancia con el agravio reseñado, cuestiona el fallo de grado en la medida en que concluyó que en el caso, no se justificó la instrumentación de un contrato a plazo fijo con el demandante, impugnando la condena en los términos del art. 245 LCT así como los restantes rubros indemnizatorios que integran la liquidación practicada en la sede de grado,

Fecha de firma: 25/09/2020

Firmado por: L.M.D., SECRETARIO DE CAMARA 1

Firmado por: G.L.C., JUEZ DE CÁMARA

Firmado por: N.M.R.B., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: B.E.F., JUEZ DE CAMARA

soslayando la prueba pericial contable y las declaraciones testimoniales que acreditan la necesidad extraordinaria que determinó dicha modalidad de contratación.

Principio por señalar que el orden público laboral resguarda la voluntad del trabajador a fin de evitar la celebración de un acuerdo que puede resultarle perjudicial y en tal sentido establece contenidos contractuales necesarios e indisponibles que resultan ajenos a la autonomía individual de las partes. Desde esta perspectiva, el contrato de trabajo a plazo fijo es de carácter excepcional, por lo cual su validez está condicionada al cumplimiento estricto, conjunto y simultáneo de los requisitos previstos en los incs. a y b de la norma mencionada.

En tal ilación, es dable señalar que en materia laboral rige el principio de la indeterminación del plazo y la estabilidad de los vínculos que contempla el art.

90 LCT, pues las excepciones sólo resultan disponibles en las hipótesis concretas y bajo las condiciones que para cada una de ellas habilita la propia ley.

Desde este punto de vista, el empleador que invoca la contratación a plazo fijo, debe probar no sólo que se ha fijado por escrito el tiempo de su duración (artículo 90, apartado “a” de la LCT) sino también “que las modalidades de la actividad, razonablemente apreciadas, así lo justifiquen” (apartado “b” del mismo artículo).

En ese orden de ideas, la carga probatoria delineada por el art. 92 de la LCT no se limita a la formalidad escrita del contrato (inc. a del art. 90), sino que además es necesario que se acredite que la naturaleza y la singularidad de las tareas o de la actividad que justifiquen ese tipo de vinculación contractual, - art. 90

inc. b) LCT- y desde esta perspectiva, con relación a la instrumental adjunta a fs. 9

viii y 9 ix, coincidentes con los que obran en el legajo del actor, - conforme lo informado por la perito contadora al responder el punto k) – fs. 123 – de su informe, observo que ambos contratos a plazo fijo consignan en la cláusula primera, que tal modalidad de contratación obedece a “reemplazos de licencias legales y convencionales del personal efectivo de la Planta Industrial de S.A. La Nación en los diferentes sectores que conforman la misma (expedición, impresión,

preimpresión y movimiento de papel) de acuerdo a las necesidades operativas diarias con motivo de cumplir con las dotaciones acordadas para cada uno”, sin brindar mayores detalles en torno a cuáles serían éstas licencias y esas necesidades, por lo que no aportan elemento o razón alguna que permita deducir cuál fue la razonabilidad del uso de aquélla modalidad contractual con el Sr.

Fecha de firma: 25/09/2020

2

Firmado por: L.M.D., SECRETARIO DE CAMARA

Firmado por: G.L.C., JUEZ DE CÁMARA

Firmado por: N.M.R.B., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: B.E.F., JUEZ DE CAMARA

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA V

P.; por otro lado, tampoco se acreditó la notificación fehaciente del preaviso pertinente al cese de cada contratación (cfr. art. 94 LCT).

Pero lo cierto es que aun dejando de lado las irregularidades apuntadas, la prueba testimonial tampoco resulta eficaz para avalar la postura de la accionada.

En efecto, al contestar demanda, la ex empleadora manifestó que la contratación del actor obedeció a las necesidades extraordinarias de la empresa motivadas por las licencias legales y convencionales del personal efectivo y que las tareas para las cuales había sido contratado P. obedecían de las necesidades operativas diarias de los sectores expedición, impresión, preimpresión y movimiento de papel y en esta inteligencia, lo cierto es que las necesidades extraordinarias a las que se hace referencia en el responde (ver fs. 11 vta./12 capítulo IV), carente de mayores definiciones, y sin ninguna prueba que les diera sustento fáctico, no me permiten tener por cumplida la excepción del art. 90 inc. b) de la L.C.T., pues la demandada no especificó ni demostró cuáles fueron las necesidades extraordinarias en virtud de las cuales hubiera necesitado la contratación temporaria de personal, ya fuera para cubrir una licencia que no fue individualizada, ni para realizar tareas y actividades normales del establecimiento, o bien tareas distintas en forma temporal, no obstante haberse cumplimentado la formalización del vínculo por escrito.

En el sentido expresado, los testigos V.G.C. (fs. 81/82);

D.D.C.O. (fs. 83); J.J.L. (fs. 85) y E.E.R. (fs. 86/87), instados por la parte actora, coincidieron con los dichos aportados por C. (fs. 143), propuesto por la demandada, por cuanto todos ellos afirmaron que el actor comenzó a trabajar a las órdenes de la demandada en junio del año 2011; en tareas normales y habituales y en forma ininterrumpida o continua hasta febrero de 2014 y desde este punto de vista,

analizados dichos testimonios a la luz de las reglas de la sana crítica, considero que son convictivos y acreditan la particularidad del caso, en orden a que el actor prestó servicios para la demandada en forma permanente a lo largo de dos años,

hasta el distracto, que se formalizó a partir del 31/01/2014.

Y si bien los testigos C. y R. fueron impugnados por la accionada (ver fs. 90/91 y 92/93 vta.) por encontrarse en juicio pendiente (cft. art.

441 CPCC), lo cierto es que esta circunstancia no basta para descalificar los testimonios, sino que en todo caso corresponderá apreciar sus manifestaciones con mayor rigurosidad, pero no desestimarlos, pues no se tratan de testigos excluidos en los términos del art. 427 CPCCN. Asimismo debe tenerse en cuenta, que los Fecha de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR