Prometen una era de mano dura contra la delincuencia

 
EXTRACTO GRATUITO

WASHINGTON.- A la par de los decretos, los discursos y las peleas con la prensa del presidente , un hombre ha comenzado a imprimir "mano dura" en la aplicación de la ley en Estados Unidos: el procurador general, Jeff Sessions.

Antiguo senador por Alabama, primera figura del Congreso en respaldar a Trump durante la campaña, Sessions ha marcado un claro giro en el Departamento de Justicia respecto de la presidencia de Barack Obama, cuando el foco estuvo puesto en la protección y expansión de los derechos civiles, y el freno al encarcelamiento masivo.

Ahora, la "mano dura" de los 80 y los 90 parece haber regresado.

En un encuentro con los procuradores generales de todo el país, Sessions brindó un discurso centrado en el aumento del crimen violento en los últimos dos años, según datos del FBI. A diferencia de Trump, Sessions aclaró que ese aumento no es generalizado y que el crimen aún está en niveles históricamente bajos. Pero, alarmado por el cambio de tendencia, prometió acción.

"Tenemos que actuar con decisión en todos los niveles, federal, estatal y local, para revertir este aumento de la delincuencia violenta y mantener a nuestros ciudadanos seguros", dijo Sessions. "Ésta será una prioridad absoluta del Departamento de Justicia", anticipó.

En ese mismo discurso, Sessions anunció la creación de un grupo de tareas dedicado a la reducción del crimen y la seguridad pública.

Sessions, una de las figuras más controvertidas del gabinete de Trump -su audiencia de confirmación en el Senado fue interrumpida por manifestantes vestidos como miembros del Ku Klux Klan-, ya ha comenzado a enterrar políticas de Obama.

El procurador firmó un memorándum para dar de baja una orden para reducir el uso de prisiones privadas, beneficiadas por una realidad: Estados Unidos tiene la población...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA