Prólogo

Autor:Armando S. Andruet (h)
Páginas:9-12
 
EXTRACTO GRATUITO
I Existen temas siempre actuales que hacen a la ciencia del derecho y que se inscriben en el selecto espacio de las llamadas "obras clásicas", precisamente porque lo que en ella fue motivo de atención está siempre presente. En paralelo a ello, existe un frondoso conjunto de cuestiones que, sin desmedro en manera alguna, se ocupa de aquello que es contingente. Escribir de lo contingente no es escribir o reflexionar acerca de lo banal; es sencillamente ocuparse de lo que no es absoluto y necesario, sino precisamente relativo. Relativo a los tiempos, a las costumbres de un lugar, a los avatares de una sociedad... Adviértase en esta reflexión, la impronta de diversa gama de obras que proliferaron en los tiempos pasados del inagotable manantial de los derechos humanos, y donde todo aquello que era escrito pasaba por su tamiz. Frente a ello, abogados viejos y jóvenes leemos por igual la clásica obra Ridendo dicere verum, de R. VON IHERING. II La reflexión viene a cuento, al tratar de acercar una primera línea comprensiva del por qué del ensayo del doctor Guillermo Tinti. La respuesta, por lo pronto, está en que la obra no es comercial; tampoco es la mera vanidad de querer ver el propio nombre impreso en la portada de un ejemplar. Es la cuestión, en mi opinión, la observación atenta de un ámbito forense sometido a parámetros a veces no plenamente reconocidos como los más óptimos y, ante el diagnóstico severo, ofrecer al menos reflexivamente una terapéutica para la mejoría de la enferma profesión. La acción en definitiva nunca podrá ser debidamente ordenada, si no es primero orientada por lo especulativo. El autor, sin más, no ofrece un catálogo de comportamientos prácticos del agible abogadil, pues propone elementos epistemológicos para que cada uno efectúe una reflexión cuan atenta pueda hacer y saber reconocerse - por qué no "agustinianamente"- , cual es el ámbito de su propio quehacer profesional. Seguramente que si se efectúa una observación muy ajustada de la bibliografía jurídica atinente a la cuestión deontológica, se podrá reconocer que en manera cíclica se produce la aparición de este tipo de ensayos. Fuera de algunas otras explicaciones, me oriento a pensar que cuando se advierte con severo criterio el modo de ejercer la profesión abogadil, aparece la preocupación por la misma, y se movilizan los más inquietos espíritus por buscar ser los faros iluminados en una costa rocosa donde el buque de los abogados navega, a veces, como "al garete". Esta...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA