Prohibir a cuidacoches y limpiavidrios, el debate final del año en la Legislatura

El cierre del año legislativo en la Capital cumplirá un deseo del oficialismo, tantas veces postergado por no contar con el aval de la oposición y otras veces rechazado por no cumplir con los objetivos buscados por la Ciudad. El jueves, en la última sesión de 2018, el Poder Ejecutivo logrará la prohibición de , y el endurecimiento de las penas para quienes transgredan la ley, un anhelo de la administración porteña desde cuando era jefe de gobierno.Lo logrará con la , que incluye la reformulación de varios artículos y la incorporación de otras faltas que hasta ahora no eran consideradas tales, como el hostigamiento digital (ver aparte) o las pegatinas en la vía pública de oferta sexual y de otros servicios. Se descarta la aprobación del proyecto tras su debate en el recinto, ya que el oficialismo cuenta con mayoría propia para dar vía libre a la propuesta.La reforma establece nuevos agravantes para los casos de acoso sexual callejero cuando la víctima sea una mujer o un menor; las denuncias podrán realizarse en forma anónima para evitar amenazas o para los casos que no salen a la luz por miedo. También plantea un nuevo escenario de penas para la suplantación digital de la identidad y la difusión de imágenes o grabaciones íntimas. Todo enmarcado en el espíritu de crear mejores regulaciones contra la violencia de género.Desde que Macri vetó, en 2011, una ley que regulaba la actividad de los "trapitos", en la se consumieron sesiones y horas de debate para aprobar una norma que convenciera a todas las partes. Pero solo ahora, y con 34 legisladores que le responden, el oficialismo ve el escenario deseado en el ámbito local, sostenido por las políticas lanzadas a nivel nacional que tienen un mismo hilo conductor.El nuevo protocolo de seguridad elaborado por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y el proyecto de ley para endurecer las penas en los delitos cometidos en espectáculos deportivos le dan forma a un paquete de medidas relacionadas con el orden público.La modificación del artículo 79 del Código Contravencional, que regula el uso del espacio público, es la puerta que abre la prohibición de los cuidacoches y los limpiavidrios. "Se trata de una actividad ilegal que se observa a diario en Buenos Aires. Su ejercicio va en desmedro del ciudadano que desea estacionar su vehículo en un lugar público en el que no existe obligación alguna de abonar", argumenta la iniciativa. Y agrega: "(...) este tipo de actividad prohibida adquiere mayor...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba