Principios fundamentadores del derecho a la legítima defensa

AutorJacson L. Zilio
Páginas53-105
53
Capítulo 2
Principios fundamentadores del derecho
a la legítima defensa
2.1. La concepción jurídico-individual de la legítima defensa
     -
ción de la parte positiva del tipo de injusto, se fundamenta históricamente
en un argumento individualista: aunque el ciudadano haya transferido al
Estado el monopolio de la violencia social, excepcionalmente, el instinto
de autoconservación del hombre debe prevalecer frente al injusto agresor.

ponga en peligro su propia vida, no tiene motivos para dejarse matar.
Este aspecto jurídico-individual del derecho a la legítima defensa,
que se desarrolla a partir de la idea de autoprotección del ciudadano en
el marco del derecho natural a reaccionar frente al ataque antijurídico de
otra persona, constituye uno de los temas más discutidos tanto jurídico,

diversas, tanto desde la perspectiva histórico-cultural como desde la

-
cho a la legítima defensa, es imposible abarcarlos y tratarlos1.
En el aspecto jurídico-individual de la fundamentación, las explicacio-
nes se concentran en la relación entre el agresor y el agredido, o sea, en los
-
mental es agresor-defensor). En cambio, en el aspecto jurídico-social de
  
partes con el Ordenamiento jurídico, si bien también está en relación con

1 Para un estudio detallado de esta perspectiva histórico-cultural del derecho de legíti-
ma defensa, incluso en el derecho comparado, véase principalmente Iglesias Río, Mi-
guel Ángel, Perspectiva histórico-cultural y comparada de la legítima defensa, Burgos, Servicio
de Publicaciones de la Universidad de Burgos, 1999.
Jacson L. Zilio
54
        
teorías que consideran que la defensa en sí misma no es lícita son
-
cipales: la primera, la teoría de la perturbación de ánimo, según la
cual la impunidad de la defensa está fundamentada en la perturba-
ción producida en al ánimo del agredido ante el ataque, que afecta
la imputabilidad del autor, como una especie de demencia o falta de
autocontrol2 
-
to de conservación y la motivación de desistir de la defensa, lo que
determina y explica la presencia de la inculpabilidad3.
Estas teorías individuales que no reconocen la licitud de la defensa

De plano, el fundamento de la teoría de la perturbación confunde
dos categorías jurídicas distintas, la antijuridicidad y la culpabilidad, in-
cluso en la situación más simple como es la legítima defensa real4.
 -
fensa no concentra la carga de negatividad y reprochabilidad de la
    
en la norma, al contrario del comportamiento exculpado. En la justi-
 
el Ordenamiento jurídico. Aunque éticamente no es deseada, porque
puede consistir en un ataque brutal a un bien jurídico de mayor rele-
 
reconocer que no hay aquí antijuridicidad, o sea, la contradicción entre
2op. cit., p. 6.
3 Ibidem, p. 9.
4
depende de los criterios adoptados en el tratamiento del error sobre los presupuestos
Lo justo y lo razonable,
op. cit  
   

creencia objetivamente errónea, pero razonable 
Teoría general del delito, op. cit., ps. 118 y 164-165; Putative self-def ense: a borderline case bet-
 ., ps. 590-614. En sentido contrario, Valdagua, Maria
   
, en Fundamentos de un sistema europeo del Derecho penal, Bar-
celona, Bosch, 1995, ps. 202-204.
Principios fundamentadores del derecho a la legítima defensa
55

  -

bien jurídico de relevancia jurídico-penal), falta el desvalor de la acción

-
chos casos de legítima defensa no hay situación de perturbación,

  
un tipo positivo de homicidio sin perturbación, ¿por qué motivo
     
una situación de agresión antijurídica? De ahí que el error de esta
teoría sea creer que la legítima defensa puede explicarse desde el
estudio de los delitos graves contra la persona, cuando la realidad
muestra que muchos otros tipos penales positivos son pasibles de

Por último, esta teoría de la perturbación no explica el auxilio de
 
     
qué no se exime también ante una agresión justa?)5.
De todas maneras, aunque no se pueda reconocer la perturbación
individual como una teoría que fundamenta racionalmente el dere-
cho a la legítima defensa, tal como modernamente se comprende tal
categoría jurídica, lo cierto es que no es posible olvidar que el trato
como causa exculpante de culpabilidad, en determinadas situaciones,
-
raciones psíquicas impidan al sujeto comprender la ilicitud del hecho
o actuar conforme a dicha comprensión.
Evidentemente, aquí se trata de ausencia de capacidad de culpabi-

-
bación derivada del miedo insuperable).
-

y culpabilidad), como en la restricción al ámbito de los delitos graves.
5 Vid., 
op. cit., p. 8.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR