Principios sobre la diversidad cultural en el desarrollo del derecho internacional

Principios sobre la diversidad cultural en el desarrollo del derecho internacional

el COMITÉ JURÍDICO INTERAMERICANO,

CONSIDERANDO que la resolución AG/RES. 2671 (XLI-O/11) solicitó al Comité Jurídico

Interamericano "que presente a la Asamblea General un informe final del tema de la diversidad cultural en el desarrollo del derecho internacional";

CONSIDERANDO la importancia que la diversidad cultural ha venido adquiriendo en el

Derecho Internacional, así como la necesidad de establecer sobre el tema orientaciones básicas para su desarrollo;

CONSIDERANDO el Informe sobre "Guía de Principios sobre la Diversidad Cultural en el

Desarrollo del Derecho Internacional" (CJI/doc.404/12) presentado por el relator del tema, doctor

Freddy Castillo Castellanos,

RESUELVE:

Proponer a la Asamblea General la siguiente guía de principios:

  1. El reconocimiento constitucional y legal de la diversidad cultural debe ir acompañado de prácticas interculturales signadas por la equidad, el equilibrio, el respeto y la tolerancia, para dar cumplimiento a lo que la Carta de la OEA en su artículo 52 denomina "comprensión interamericana".

  2. La consagración de la diversidad cultural obliga a impulsar un proceso en el que la cultura sea para nuestros Estados un campo orientado al diálogo e intercambio fecundo de las diferencias y un lugar donde los límites se crucen armoniosamente para el logro de la concordia entre los pueblos. Desde esa perspectiva, la aplicación efectiva de la diversidad cultural ha de ser una herramienta adecuada para el fortalecimiento de la democracia y sus elementos esenciales.

  3. La diversidad cultural, además de una característica esencial de la humanidad, es un derecho de todos y a todos concierne. Así, el reconocimiento constitucional del carácter multicultural de nuestros países, no debe ser entendido como un acto para favorecer exclusivamente un tipo de población, sino también como una manifestación activa de respeto a todas las poblaciones, cualquiera sea su origen, sin perjuicio del deber de apoyar a aquellas culturas que se encuentran en situación de postergación, riesgo o amenaza de deterioro o pérdida.

  4. Las Américas constituyen un ejemplo de pluralidad idiomática con la existencia de una variedad significativa y viva de numerosas lenguas. En tal virtud, aprovechando exitosas experiencias de preservación y recuperación, se recomienda adelantar procesos efectivos para el mantenimiento de las lenguas que aún sobreviven y recuperar aquellas...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba