Sentencia de Cámara Federal de Apelaciones de San Martín - TRIBUNAL ORAL FEDERAL DE SAN MARTIN 1 - SECRETARIA, 11 de Noviembre de 2019, expediente FSM 003734/2013/TO01

Fecha de Resolución11 de Noviembre de 2019
EmisorTRIBUNAL ORAL FEDERAL DE SAN MARTIN 1 - SECRETARIA

Poder Judicial de la Nación REGISTRO RESOL. Nº: 92 AÑO 2019 CAUSA Nº 3063 FSM Olivos, 11 de noviembre de 2019.

AUTOS Y VISTOS:

Que se reúne el Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº 1 de San Martín, integrado por la J.S.M., como presidenta y los Jueces H.O.S. y D.G. como vocales, con el S. de Cámara P.B.E., para formular los fundamentos de la sentencia dictada en la causa FSM n° (registro interno n° 3063), seguida a E.A.L., de las demás condiciones personales obrantes en el USO OFICIAL encabezamiento del veredicto.

Intervinieron en el debate representando al Ministerio Público F. el Sr. Auxiliar F.G.S. y el Defensor Oficial Alejandro Arguilea en la defensa de E.A.L..

RESULTANDO:

  1. Que en el requerimiento de elevación a juicio, el Sr. Agente F. imputó a E.A.L. por el delito de homicidio culposo en calidad de autor (arts. 45 y 84 CP.), cuyo fallecimiento fue constatado a las 05:40 del 29 de marzo de 2012 en la Clínica Modelo del Oeste, emplazada en el partido de M., a causa de un cuadro de edema agudo de pulmón.

  2. En la etapa de juicio el Sr. A.F., G.S., formuló acusación y mantuvo la subsunción típica de su colega de la instancia anterior.

    Dijo que con la prueba producida e incorporada al debate quedaron acreditados los hechos y la conducta de LONGARTE que fueron descriptos en el requerimiento de elevación a juicio y que hizo suyos.

    Fecha de firma: 11/11/2019 Firmado por: H.O.S., JUEZ DE CÁMARA Firmado por: S.M., JUEZA DE CÁMARA Firmado por: D.O.G., JUEZ DE CAMARA Firmado(ante mi) por: P.B.E. , SECRETARIO DE CÁMARA #27515491#248139570#20191111145507338 Poder Judicial de la Nación Señaló que LONGARTE viene sometido a juicio por la conducta contraria al deber objetivo de cuidado que realizó en circunstancias que le era exigible adecuarse a la norma y el aumento significativo del riesgo para la salud y la pérdida de la vida de la víctima, que se materializó finalmente cuando ésta falleció.

    Sostuvo que LONGARTE desatendió los factores de riesgo que le indicaban que estaba frente a un paciente con un alto grado de probabilidad de estar cursando un síndrome cardíaco agudo y de llegar a un infarto agudo de miocardio y a la muerte, como finalmente ocurrió; y que llegó a un diagnóstico no diferencial y errado que privó a la víctima de un tratamiento temprano de su dolencia, al no derivar al paciente a un centro hospitalario.

    Para cerrar la presentación de su caso, refirió que de esa forma, LONGARTE introdujo un riesgo no permitido a la salud de la víctima al privarle, desde su posición de garante, una atención médica por varias horas; que ese riesgo viene dado ante la constatación de que el estado de salud del paciente empeoró en ese lapso y que además se materializó en las menores probabilidades de sobrevida por la atención tardía y en el resultado muerte.

    Para ello se apoyó en las explicaciones dadas en juicio por el Dr.

    R. relativas al funcionamiento del corazón y lo que ocurre con este órgano y el cuerpo en general durante un síndrome coronario agudo y el infarto. Valoró

    también los antecedentes cardiológicos de H.E.G., las constancias de su historia clínica; la información plasmada en las planillas de las dos asistencias que tuvo G. por parte del servicio médico de emergencias de PAMI; la declaración de su mujer O. y de la segunda médica R.E. y los informes periciales incorporados por lectura, entre otras.

    Sostuvo que el infarto y la posterior muerte de G. fue corolario del cuadro coronario agudo que motivó los dos llamados al sistema de emergencias de PAMI y que no puede afirmarse con certeza que el tratamiento dado en la Clínica del Oeste -donde finalmente fue internado y falleció- no haya sido el indicado en el caso particular y teniendo en cuenta la problemática Fecha de firma: 11/11/2019 Firmado por: H.O.S., JUEZ DE CÁMARA Firmado por: S.M., JUEZA DE CÁMARA Firmado por: D.O.G., JUEZ DE CAMARA Firmado(ante mi) por: P.B.E. , SECRETARIO DE CÁMARA #27515491#248139570#20191111145507338 Poder Judicial de la Nación sanitaria que describió R. en su declaración, y si era o no indicado al caso la reperfusión.

    De tal manera, sostuvo que lo que sí puede afirmarse es que la falta de atención a G. y el diagnóstico errado del imputado LONGARTE privó a aquél de atención médica durante seis horas -esto es desde que LONGARTE abandonó el domicilio de G. y éste ingresó a la guardia de la Clínica donde fue internado-; que el cuadro de la víctima se agravó y que no pudo ser revertido desencadenando en la muerte, pese al tratamiento dado en ese nosocomio.

    En cuanto al deber de cuidado, el MPF señaló que la prueba colectada durante el debate permite sostener que LONGARTE actuó

    negligentemente y con impericia al no examinar debidamente a G., pese a USO OFICIAL estar en condiciones de hacerlo y sin descartar la presencia de dolencias mayores. Agregó que la falta de aplicación del criterio adecuado al caso y el retraso que implicó el error del imputado en el tratamiento temprano de la dolencia cardíaca que presentaba, se tradujo en menores probabilidades de recuperarse y en definitiva le causó la muerte.

    Respecto de estos extremos, señaló que durante el juicio quedó

    comprobado -y para ello tomó como referencia las declaraciones de R.E. y R., e incluso los informes los propios médicos de PAM I- cuál debió haber sido la conducta médica adecuada de LONGARTE: interrogar al paciente sobre aspectos de su salud y sus antecedentes, auscultarlo, medir la presión sanguínea, tomar el pulso -todos datos vitales y de importancia para la evaluación de un cuadro como el que presentaba G.-. Que LONGARTE no tomó los mínimos recaudos -que mandatoriamente debía tomar- para evaluar a un paciente de la edad de G., con los antecedentes que refería su mujer y con los dolores que describía que tenía -todos factores de riesgo coronarios-.

    No revisó al paciente como debía, no lo evaluó correctamente, no hizo un diagnóstico diferencial, no le hizo estudios, no convocó a otros profesionales ni procuró su traslado a un centro hospitalario para su mejor evaluación.

    LONGARTE debió haber sospechado y asumido como Fecha de firma: 11/11/2019 Firmado por: H.O.S., JUEZ DE CÁMARA Firmado por: S.M., JUEZA DE CÁMARA Firmado por: D.O.G., JUEZ DE CAMARA Firmado(ante mi) por: P.B.E. , SECRETARIO DE CÁMARA #27515491#248139570#20191111145507338 Poder Judicial de la Nación altamente probable la presencia de un evento coronario agudo y haber procedido en consecuencia a los efectos de descartar el evento más grave.

    En cuanto al nexo de evitación o determinación, el A.F.S. señaló que con el tiempo perdido desde que LONGARTE abandonó el domicilio hasta que fue derivado a la Clínica Modelo del Oeste, el cuadro de G. empeoró.

    Para ello, citó al testigo R. quien sostuvo que todo retraso que se le sumó en la evaluación del paciente, cualquiera que fuera la causa, disminuyó sus probabilidades de sobrevida y que si bien no puede afirmarse su evolución final la atención temprana hubiera mejorado sus probabilidades y optimizado todo el procedimiento; que todo tiempo de no intervención contribuye a la disminución de esas probabilidades.

    USO OFICIAL En definitiva el MPF sostuvo que LONGARTE desatendió sus deberes como médico, que eso generó una demora de casi seis horas, retraso que no solo le provocó un sufrimiento innecesario sino que posibilitó que el cuadro empeorara, disminuyó las probabilidades de sobrevida y no evitó la muerte en las condiciones en la que finalmente tuvo lugar Indicó que LONGARTE tuvo capacidad de previsión, estaba en posición de garantía y el deber objetivo de cuidado le era exigible; que el resultado lesivo de la falta de atención adecuada era previsible y evitable, al menos en las circunstancias en que tuvo lugar.

    Sostuvo que el art. 84 CP castiga las conductas negligentes e imperitas que se pretenden evitar porque implican un serio riesgo a la vida. Que “el médico tiene una obligación de medios que implica aplicar los protocolos y artes médicas para brindar mejores posibilidades de recuperación y sobrevida y cuando dentro de un proceso de síndrome cardíaco agudo como el que presentaba G. negligentemente se omite obrar con la diligencia del caso y se priva de atención médica al paciente por varias horas, esa negligencia es la que no evitó que la muerte ocurra del modo en el que ocurrió”.

    Así entonces, concluyó que existe una relación directa entre no la aplicación del tratamiento médico adecuado y temprano con las probabilidades Fecha de firma: 11/11/2019 Firmado por: H.O.S., JUEZ DE CÁMARA Firmado por: S.M., JUEZA DE CÁMARA Firmado por: D.O.G., JUEZ DE CAMARA Firmado(ante mi) por: P.B.E. , SECRETARIO DE CÁMARA #27515491#248139570#20191111145507338 Poder Judicial de la Nación de supervivencia de la víctima. En cuanto al tratamiento brindado a G. en la clínica valoró que, según dijo el testigo R., no se puede afirmar que allí

    no se le haya brindado el tratamiento adecuado.

    Citó los precedentes “LUNA ”1 y “TEJERINA USTAREZ”2 que dijo que eran aplicables al caso pues aun cuando no exista certeza acerca de lo que podría haber ocurrido en caso de que LONGARTE hubiera actuado conforme a las leyes de la medicina en su visita domiciliaria, lo cierto es que el resultado muerte sin duda se encuentra dentro del ámbito de protección de la norma de cuidado infringida. Señaló que una adecuada práctica profesional imponía en el caso efectuar un diagnóstico y una toma de decisión terapéutica diferente.

    En definitiva el Sr. A.F. solicitó que se le imponga a E.A.L. le pena de dos años de prisión en suspenso e USO OFICIAL inhabilitación especial para ejercer la medicina por seis años, más las costas del proceso, como autor del delito de homicidio culposo, previsto y reprimido en el art. 84 CP (conf. ley 25.189, vigente al momento de los hechos).

    Como agravante, tuvo en cuenta que la violación al deber de cuidado fue en el marco de la posición de garante por su condición de médico convocado a una urgencia y la gravedad de la conducta desaprensiva que viene dada por el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR