Primero padres, luego empleados

 
EXTRACTO GRATUITO

Finalmente, renunció a su trabajo. Su único anhelo era dedicarles el verano a sus dos hijos después de ocho horas diarias de oficina y un celular que nunca dejó de sonar, incluso cuando llegaba a su casa.Unos días después una gran compañía de consumo masivo se fijó en su talento. Llegó una jugosa oferta. No la aceptó; su familia estaba antes. Pero el contraataque empresarial fue irresistible: contemplaba la reducción de la jornada laboral durante los meses estivales. Tras una evaluación, la mamá aceptó.Cada vez son más las firmas que, por demanda de sus empleados y como estrategia para atraer y retener talento, empezaron a dar beneficios para incentivar la creación de un equilibrio entre las responsabilidades familiares y profesionales.Así se desprende de una investigación elaborada por IAE Business School entre 200 empresas de Buenos Aires y el interior que explica que, por sobre otras, las políticas de flexibilidad laboral comenzaron a ser parte de la agenda de los departamentos de recursos humanos.En su Guía de buenas prácticas. Hacia una empresa familiarmente sustentable los autores hacen hincapié en la creciente incorporación de la mujer al mercado laboral en el país. En 1990 el 34% de las personas que trabajaban era mujeres, mientras que el año pasado esa proporción llegó al 42,73 por ciento."Las mujeres ingresaron masivamente al mercado laboral", comenta Patricia Debeljuh, directora ejecutiva del Centro Standard Bank Conciliación Familia y Empresa del IAE Business School (ConFyE). "Trabaja mucho afuera, pero también adentro. Está la agenda laboral, pero también la de la casa y los chicos.""Al igual que en otros países, las leyes dejaron de ser las principales impulsoras de otorgamiento de beneficios para los empleados", dice la también doctora en filosofía de la Universidad de Navarra. "La pérdida de talentos y la dificultad para conseguir reemplazos son motivos suficientes para que las empresas reflexionen y se acerquen a la nueva realidad de las familias argentinas."Entre las prácticas que con mayor fuerza comenzaron a implementarse están las destinadas a la de flexibilidad horaria laboral. En ese sentido, un 81% de los consultados afirma que se dan permisos para abandonar el trabajo en una emergencia familiar, un 28% apoya el horario flexible (atrasar el horario de entrada o salida) y un 19% avala la semana laboral comprimida (libera al empleado una tarde o unas horas de trabajo).También aparecen las licencias especiales por adopción (36%)...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA