Por primera vez, una mujer conduce ambulancias en la ciudad

 
EXTRACTO GRATUITO

A Paola Garbalena siempre le había dado curiosidad tomar el volante de una ambulancia. Pero no existían mujeres choferes y descartó la idea. En un contexto social que hizo evidente la necesidad de implementar políticas públicas para la igualdad de género, en 2018 le ofrecieron cambiar de puesto. Ella asintió sin dudarlo. "Como radioperadora del SAME ya me relacionaba con temas de salud, pero pasar al territorio fue un gran salto", dice Garbalena, de 40 años, que hace 20 días marcó un hito histórico al convertirse en la primera mujer conductora de ambulancias en la .La iniciativa fue impulsada por Alberto Crescenti, director del SAME, quien señala que la institución se encuentra abierta a incorporar más mujeres a la nómina de conductores. "Nunca antes una mujer pidió conducir. En la calle se atienden situaciones muy complejas, como derrumbes, explosiones, etc. Ponerse este uniforme requiere mucha responsabilidad y no todos están dispuestos a asumirla", dijo el director del servicio de emergencias, que funciona desde 1990.Garbalena, madre de una hija de dos años, cumplía todas las condiciones para ser la pionera. Años atrás manejaba combis escolares; por eso, ya contaba con licencia de conducir profesional. En sus siete años como radioperadora del SAME había realizado las capacitaciones necesarias para ser un chofer de ambulancias -RCP, psiquiatría, traumatología, entre otras- y vivenciado de cerca lo que significaba "apagar incendios", como llaman en el oficio a dicha labor. Pero el factor por el que fue elegida fue otro y salta a la vista en su serena voz: cuenta con la templanza que deben tener los choferes de ambulancia para colaborar con los médicos y contener a los familiares de los pacientes cuando la situación lo requiere.Desde su primera salida, cuando trasladó a una chica que sufría convulsiones, a Garbalena no le tembló el pulso al volante. "No me puse nerviosa, pero viví en carne propia la presión que se tiene al llevar pacientes en estado de gravedad. Es un desafío constante, nunca sabés con qué te vas a encontrar. Afortunadamente, cada vez que la gente me ve conduciendo semejante máquina me felicita y eso es un incentivo", expresó.Con relación al cambio cultural que atraviesa la sociedad, Ana María Bou Pérez, ministra de Salud porteña, expresó: "Cada vez hay más mujeres trabajando en el ámbito de la salud. De los 229 médicos que trabajan...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA