Prevención: hay cada vez menos gente que se vacuna en la Argentina

 
EXTRACTO GRATUITO

María Clara Sak es docente de la provincia de Buenos Aires y tiene hijos mellizos que cumplieron 11 años. "Les di todas las vacunas que corresponden, menos el refuerzo contra el meningococo (que puede causar meningitis), porque estaba en falta -explica-. Pasaron 10 meses y la mayoría de los padres no la conseguimos". El caso de Sak no es único. Ya sea porque hay faltantes, por ciertas dificultades de acceso y, en menor medida, por los grupos antivacunas, las coberturas están descendiendo y vuelven enfermedades que se creían superadas, como el sarampión y la varicela."De forma privada, la antimeningocócica sale $4900 -dice Sak-. Con muchísimo esfuerzo quizá nosotros la podamos pagar, pero mis alumnos no, por lo que va a quedar una cohorte sin vacunar".En la Argentina la vacunación es política de Estado: en enero de este año se promulgó la ley 27.491 de control de enfermedades prevenibles por vacunación, un proyecto del diputado nacional por Tucumán Pablo Yedlin, que fue aprobado por unanimidad en ambas cámaras. "Después del agua potable y las cloacas, las vacunas son la estrategia de salud pública más efectiva -argumenta Yedlin-. La ley establece que son públicas (es decir, definidas por la autoridad sanitaria nacional), gratuitas (por eso las compra el gobierno nacional y las distribuye para toda la población) y obligatorias (vacunarse no solo es un derecho, sino una responsabilidad, porque cuando las coberturas bajan, vuelven enfermedades como el sarampión)".La comunidad sanitaria reconoce que, a pesar de una tradición en materia de vacunación y un amplio calendario comparable con los mejores del mundo, se da una situación inédita, ya que las denuncias por faltantes se repiten en todo el país.En los últimos días, la Defensoría del Pueblo de la Nación solicitó a la Secretaría de Gobierno de Salud el cumplimiento en tiempo y forma de la entrega de los insumos solicitados por las provincias, y realizó una denuncia en la sede local de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Dependiendo del stock local y la escasa cantidad que se distribuye desde la Nación, es difícil encontrar en los hospitales vacunas como la antimeningocócica, la antivaricelosa, la triple bacteriana acelular, la triple viral, la vacuna contra la hepatitis B, A y el VPH, el rotavirus, la Salk y la Sabin. Los centros especializados no reciben la cantidad necesaria de antirrábica y la campaña de antigripal está retrasada."En salud, la planificación es determinante para...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA