Los presos por corrupción, atentos al desenlace electoral

 
EXTRACTO GRATUITO

Los exfuncionarios y empresarios que están detenidos por causas de corrupción siguen con atención la campaña. Se trata nada menos que del exvicepresidente Amado Boudou, el exministro de Planificación Julio De Vido, el exsecretario de Obras Públicas José López, el exsecretario de Coordinación del Ministerio de Planificación Roberto Baratta, el dirigente del partido Miles Luis D'Elía, y los exsecretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi. Los empresarios Cristóbal López y Fabián de Sousa -dueños del Grupo Indalo- y Lázaro Báez -de Austral Construcciones- también están detenidos con prisión preventiva por causas referidas a hechos ocurridos durante el gobierno anterior.Algunos están procesados y otros ya enfrentaron el juicio oral y fueron condenados. Ninguno de ellos tiene una sentencia firme, y todos prestan atención a los posibles efectos que tendría sobre su situación un eventual triunfo del Frente de Todos o la reelección de Mauricio Macri.Durante el gobierno de Cambiemos, la actividad de los tribunales federales se intensificó -en sintonía con el discurso oficial en contra de la corrupción- y decenas de causas de corrupción que habían tenido un curso lento cobraron velocidad. En muchos expedientes se acumuló prueba y se llegó al juicio oral. Otros siguen en instrucción.De Vido, el hombre que durante la década kirchnerista fue "intocable", fue desaforado por el voto de la mayoría de la Cámara de Diputados y desde octubre de 2017 se encuentra detenido. El año pasado, la causa de los cuadernos de las coimas revolucionó los tribunales; hubo decenas de detenciones y procesamientos. Desde el kirchnerismo, el ritmo de los tribunales y las prisiones preventivas que se dictaron fueron interpretados como una "persecución política".En un fallo de alto impacto, el presidente de la Cámara Federal, Martín Irurzun, ratificó a finales de 2017 la preventiva de De Vido, con el fundamento de que por su poder residual podía entorpecer la investigación judicial en su contra. Con ese argumento, conocido como "la doctrina Irurzun", se confirmaron las prisiones preventivas de muchos exfuncionarios y empresarios detenidos.Mauricio Macri, Miguel Ángel Pichetto, Alberto Fernández y Cristina Kirchner representan los dos espacios más competitivos y, excepto el Presidente, ellos se mostraron en contra de las detenciones que se multiplicaron a partir de la doctrina Irurzun.Fernández dijo que para detener a Cristóbal López se aplicó una "doctrina...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA