La presión para reducir el número de sindicatos inyecta tensión en la CGT

 
EXTRACTO GRATUITO

Desde mucho antes de llegar a la Casa Rosada a Mauricio Macri le preocupa la alta tasa de sindicalización que existe hoy en la Argentina, que es del 37 por ciento, aproximadamente. Fortalecido por el reciente triunfo electoral, el Presidente encontró ahora en el debate sobre la reforma laboral un atajo para eliminar sindicatos con representación escasa y fusionar obras sociales cuyas finanzas estén en rojo y sean deficitarias.

"No puede ser que hay más de 3000 sindicatos y sólo 600 firman paritarias anualmente", planteó Macri a modo de reproche ante la cúpula de la CGT. Y sobre las prestadoras médicas, señaló: "Hay 280, de las cuales sólo 40 representan al 70% de los trabajadores y sus familias. El sistema de salud es muy desigual".

Desde su llegada al poder hasta la actualidad, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, habilitó formalmente la creación de apenas cuatro sindicatos. El giro es muy drástico si se lo compara en promedio con lo que sucedió durante el kirchnerismo, cuando se crearon 650 gremios entre 2003 y 2014 (unas 60 organizaciones por año).Con los cuatro sindicatos que habilitó el macrismo, en la Argentina hay 3263 gremios: 1640 con personería gremial y 1623 con simple inscripción (no poseen la representación colectiva, por lo que no están habilitados a negociar la paritaria ni a retener automáticamente de los salarios el dinero de la cuota sindical).

La intención oficial de reducir gremios y fusionar obras sociales va de la mano con la negociación por la ley de blanqueo laboral y la de bajar costos de manera sectorial. Sobre estos dos últimos puntos, en la CGT prima un criterio común, pero no así sobre los nuevos planteos que hizo ayer Macri. Lo dejó así plasmado Héctor Daer, que no tomó con alivio el deseo presidencial de avanzar contra los gremios y sus obras sociales.

...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA