El Presidente renueva la agenda pública y crea nuevos conflictos

 
EXTRACTO GRATUITO

La derrota de Cristina Kirchner en las últimas elecciones legislativas tuvo una consecuencia principal. Renovó la agenda pública. Habilitó un nuevo inventario de tensiones y conflictos. La identidad del gobierno de Mauricio Macri se definió durante sus dos primeros años en oposición al kirchnerismo. Con la declinación de esa fuerza, se está reconfigurando. Las contradicciones comienzan a establecerse sobre nuevos ejes y, por lo tanto, los sujetos y las posiciones se clasifican de otro modo.

Ayer hubo, en campos muy distintos, dos señales de esta renovación del debate. Macri comunicó que Inés Weinberg de Roca es su candidata para ocupar la Procuración General de la Nación. Casi al mismo tiempo, el vicejefe de Gabinete Gustavo Lopetegui conseguía una reforma estratégica en el sistema de contrataciones del PAMI con los grandes laboratorios medicinales. Después de una durísima pulseada, está a punto de lograr que esa industria admita bajar los costos de sus prestaciones. Y no solo por un acuerdo de precios, sino por algo más interesante: un cambio de método. En adelante, para proveer a esa mega obra social las empresas deberán competir en licitaciones. Además, el que se cartelizará es el Estado, coordinando la demanda de varias dependencias. Una conquista relevante para una administración que viene de una crisis con los jubilados. Por mucho menos, Cristina Kirchner convocaría a una plaza de la soberanía farmacéutica.

El Presidente despejó ayer la incógnita sobre la sucesión de Alejandra Gils Carbó. Eligió a la jueza Weinberg, que ahora debe obtener el visto bueno del Senado. Esta jurista conduce el Tribunal Superior de Justicia porteño y ocupó posiciones destacadas en la justicia penal internacional. Esos antecedentes son relevantes. Pero no fueron la clave de la selección. Macri quiso promover a una figura ajena a la corporación judicial. Y, sobre todo, al decadente sistema de Comodoro Py. El primer reproche que ayer se escuchó sobre Weinberg fue que "desconoce dónde queda la escalera de Tribunales". Para Macri, ese es su mérito.

Al impulsar a esta candidata, Macri saldó una controversia en su propio círculo. Quedaron postergados el binguero Daniel Angelici; el jefe de la AFI, Gustavo Arribas, y, en menor medida, el ministro de Justicia, Germán Garavano. Son los negociadores habituales con el fuero federal. En cambio, se fortaleció el ala que lidera José Torello y que integran el asesor Fabián Rodríguez Simón; el procurador del Tesoro...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA