La Presidenta no quiere sobresaltos en la economía y se retira con un raid de actos

 
EXTRACTO GRATUITO

La derrota electoral no alterará su protagonismo. La presidenta Cristina Kirchner comenzará a despedirse hoy mismo del poder con una seguidilla de cinco actos hasta el final de su mandato. Durante los 15 días que restan para entregar el mando, tiene previsto tomar medidas sólo para resguardar la transición: que no se disparen los precios, controlar a los comercios y evitar que se descontrole el tipo de cambio.

Según confiaron a LA NACION altas fuentes oficiales, la mandataria estaba dispuesta a compartir con su sucesor, Mauricio Macri, la información necesaria para avanzar en la transición. Sin embargo, por lo bajo, los funcionarios no descartan imprevistos. De hecho, el resultado de la reunión que ambos mantuvieron ayer en Olivos parece indicar que la Presidenta cambió de idea.

Cristina Kirchner tiene previsto encabezar cinco actos públicos institucionales en los próximos 10 días hábiles, con otros tantos discursos que tendrán un fuerte contenido político.

El último de ellos será el 9 de diciembre próximo, cuando hará una despedida final en la Casa Rosada, el día previo al traspaso del mando.

El primero de ellos será hoy, a las 13, en el hospital Posadas, en la localidad bonaerense de Morón, donde hablará por primera vez luego de la derrota electoral del domingo, cuando Macri resultó elegido.

Mañana irá a Berisso; el lunes próximo hará otra aparición en Pilcaniyeu, a 70 kilómetros de San Carlos de Bariloche, en Río Negro; el miércoles encabezará otro acto en la ex ESMA, y el 9 se despedirá en la Casa Rosada.

Hasta ayer no había información en Balcarce 50 sobre si ese último gran acto de la Presidenta incluirá la habilitación de "patios militantes" para las agrupaciones kirchneristas, ante los cuales ella suele pronunciar largas arengas.

En lo económico, fuentes allegadas al ministro de Economía, Axel Kicillof, aseguraron a LA NACION que no existen medidas relevantes en el área. Sin embargo, se redoblará el control sobre los precios y sobre el Plan Ahora 12.

La idea es ajustar los controles sobre los supermercados y comercios, con imposición de multas para aquellos comerciantes que especulen con una futura devaluación del peso y entonces produzcan desabastecimiento o alzas de precios.

"Vamos a estar muy atentos. Muchos supermercados pueden querer guardar mercadería a la espera de una devaluación durante el próximo gobierno", dijo un...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA