La Presidenta hizo cambios en su entorno y Parrilli ganó influencia

 
EXTRACTO GRATUITO

Por goteo, la presidenta Cristina Kirchner cambió en los últimos meses su entorno más cercano: se trata de los secretarios y funcionarios que la rodean en cuestiones domésticas, pero que tienen llegada diaria a la máxima autoridad del país.En ese esquema de enroques, el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, en el círculo íntimo, y dos de sus hombres de confianza son ahora asistentes privados de la jefa del Estado: son Mariano Cabral y Diego Bermúdez, este último de reciente incorporación, dos funcionarios que antes reportaban al neuquino.Otro parrillista que se quedó con un cargo de peso la semana pasada fue Carlos López, un todoterreno con tareas que van desde asistir a la Presidenta en los actos hasta cuestiones de seguridad, si la situación lo requiere. De modos rudos y cara de pocos amigos, es uno de los encargados de echar a la prensa cada vez que alguien logra traspasar una valla en los actos oficiales y actúa como filtro en la elección de la primera y segunda fila de invitados estelares. Hace las veces de ceremonial, pero sin el trato cordial digno del protocolo.López fue nombrado el jueves pasado a través del Boletín Oficial con el cargo de secretario adscripto para Asuntos Especiales de la Presidencia. Ese lugar era el que tenía Héctor Farías Brito, histórico asesor de Cristina Kirchner, que la acompaña desde el Senado. Era su secretario de despacho en la Casa Rosada y podría volver como asesor a la Cámara alta. López militó en el Frente Grande y en el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA