La Presidenta disolverá la ex SIDE y propone una amplia reforma

 
EXTRACTO GRATUITO

En medio de una guerra declarada con un sector de los espías, y luego del impacto que generó la muerte del fiscal Alberto Nisman, : anunció el envío de un y crear un nuevo organismo, con atribuciones aggiornadas y una purga de su personal de planta.

"A mí no me van a extorsionar, no me van a intimidar, no les tengo miedo", lanzó la Presidenta, en un mensaje de casi una hora emitido por cadena nacional. Con el propósito de retomar la iniciativa y después de un mes sin discursos públicos, volvió al ruedo desde Olivos para sentar posición en lo que considera el momento más complicado de su gestión.

En recuperación de su fractura de tobillo, apareció en silla de ruedas y vestida íntegramente de blanco. Cuando llegaba a la mitad de su intervención, sorprendió con la decisión de crear una Agencia Federal de Inteligencia que reemplace a la ex SIDE, una vieja idea del ala dura del kirchnerismo que nunca prosperó y que, puertas adentro de la Casa Rosada, algunos funcionarios consideraban una bandera poco oportuna para avanzar en este contexto.

El nuevo organismo estará conducido por un director general y un subdirector, que serán designados por el Poder Ejecutivo, como hasta ahora, pero con un agregado: deberán contar con acuerdo del Senado. Así, habrá que ver qué pasa con la cúpula nombrada en diciembre pasado, encabezada por Oscar Parrilli y Juan Martín Mena, que se supone que no cambiará, según estimaban anoche en Balcarce 50.

Una de las diferencias centrales, en comparación con la legislación actual, es que la potestad de realizar las escuchas que ordenen los jueces será transferida al Ministerio Público Fiscal, al que Cristina consideró un ente "extrapoder".

Más allá de esa aclaración técnica, la procuradora general y cabeza de esa repartición, Alejandra Gils Carbó, suele actuar en fina sintonía con los planes oficiales.

Nombre maldito

Recién en el minuto 17 de su discurso, y por única vez, mencionó el ahora nombre maldito para el oficialismo: Antonio "Jaime" Stiusso. Lo hizo para recordar una anécdota que contó Aníbal Fernández, de su época como ministro del Interior, en la que asegura que Nisman y el ex agente todopoderoso no querían viajar a Europa para lograr que Interpol fijara las alertas rojas sobre los iraníes acusados.

Sin hacer alusión directa a él, más adelante, deslizó que un sector de los servicios de inteligencia se enfrentó a la Casa Rosada cuando arrancó las gestiones para sellar un entendimiento con Irán, en el marco de la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA