Preparen los pañuelos: los Pearson vuelven en la tercera temporada de

Cuando hace más de dos años presentó su primer episodio, instaló varias ideas. . Entonces, los dilemas de la familia Pearson se entretejían en la vida actual de los trillizos con un pasado cargado de secretos y revelaciones, que se desplegaba episodio a episodio con ingenio e inteligencia. La alternancia temporal que se jugaba como estrategia desde el comienzo -ese cumpleaños número 36 era compartido por padres e hijos- atravesaba presente y pasado, escondía decisiones vitales y aventuras fascinantes, y era la clave para guardar piezas y develarlas en el momento justo.Así nos enteramos de las adicciones de Kevin (Justin Hartley), de los deseos de ser cantante de Rebecca ( ), del origen del sobrepeso de Kate (Chrissy Metz), del anhelo de conocer su origen biológico de Randall (Sterling K. Brown), de los fantasmas de Vietnam que asediaban a Jack ( ). Todo en la serie -que regresa hoy con su tercera temporada; a las 22, en y en su plataforma on demand, así como en al día siguiente de su emisión- se conjugaba en un tiempo cíclico, de imperceptibles repeticiones, que abrían el futuro a la luz de lo vivido.La otra idea tenía que ver con el tono. This Is Us apareció como uno de los nuevos culebrones, destinados a ese llanto necesario y catártico que ya Aristóteles descubrió como el alma de las ficciones. No hay nada de culposo o secreto en el goce de lo lacrimógeno, sino que la serie creada por Dan Fogelman abre con orgullo esa compuerta a las más genuinas emociones.Ya desde el comienzo la historia combinó los aniversarios y las celebraciones con las pérdidas y los fracasos, las muertes imprevistas con los embarazos perdidos, el desafío de ser hijos y de ser padres o madres en el péndulo entre la inmadurez y la responsabilidad. This Is Us entendió que el pasado de los Pearson también era parte del mundo en el que habían vivido y del que todavía eran parte.Y tempranamente la serie también definió uno de sus atractivos esenciales: el misterio de la muerte de Jack. Una vez que supimos que el padre había muerto en algún momento en el pasado las preguntas se amontonaron: ¿cuándo? ¿cómo? ¿dónde? Las posibles y dilatadas respuestas a esos interrogantes definieron los últimos meses de la primera temporada, porque aquel enigma se propagó como un virus sobre los destinos de todos los personajes. Y el llanto habitual se entremezcló con el deseo de saber, con la inquietud de saber demasiado. Ese juego que la serie propuso despertó más de una suspicacia acerca...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba