Preocupa una posible guerra por el control de la venta de drogas

 
EXTRACTO GRATUITO

El triple homicidio ocurrido anteanoche en un barrio de Moreno, en el oeste del conurbano, protagonizado por sicarios que mataron a la ex mujer de un presunto jefe narco y a dos vendedores de droga puede ser sólo el comienzo de una guerra de organizaciones criminales que luchan por el poder y el territorio para vender estupefacientes. Así lo sospechan calificadas fuentes del Ministerio de Seguridad de la Nación. La luz de alarma en los despachos oficiales ya estaba encendida por datos que llegan a los despachos oficiales. En Moreno, por ejemplo, hubo diez homicidios en tres masacres ocurridas en diez meses.

"Los últimos operativos generaron una psicosis entre las bandas. Los capos narcos suponen que hay gente que los está entregando. Además, por el secuestro de millonarios cargamentos, el precio de la droga aumentó un 30 por ciento: el kilo de cocaína llegó a los 6000 dólares y el de marihuana se paga a 300 dólares", explicó a LA NACION un calificado integrante de la Policía Federal. En el Ministerio de Seguridad de la Nación confían en que la presencia de las fuerzas federales en la 1-11-14, en el Bajo Flores, y en la villa 31, en Retiro, impida la disputa del territorio entre las bandas.

"Teóricamente puede haber una disputa, pero como estamos presentes en el territorio no ha pasado. El objetivo es no dejarlos rearmarse. Puede suceder que intenten mudarse a otros barrios", dijeron desde la cartera conducida por Patricia Bullrich.

En Rosario la situación volvió a complicarse. En diez días hubo ocho homicidios vinculados a ajustes de cuentas por el negocio del narcomenudeo.

El 30 de junio pasado, por orden del juez federal Sergio Torres, se hizo un operativo en la villa 1-11-14 del que participaron la Gendarmería Nacional y la PFA. Una fuerza se encargó de los allanamientos en el sector manejado por ciudadanos paraguayos, la otra de del área dominada por la organización peruana de "Marcos".

Una calificada fuente de la Gendarmería recordó: "Siempre que son detenidos los cabecillas de las bandas sus lugartenientes intentan ocupar el territorio para no perder el poder en el lugar. Las organizaciones nunca quedan acéfalas".

Entre las bandas que "sufren de psicosis" por la supuesta entrega de información, según fuentes de la Policía Federal, está la organización narcocriminal supuestamente comandada por "Marcos" y bandas que ganaron el territorio en villas de San Martín, en el conurbano.

Estructuras criminales

Días después de esos operativos se...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA