Preocupa al Gobierno el impacto de la sequía en el déficit comercial

 
EXTRACTO GRATUITO

El Gobierno confía en achicar el déficit comercial este año. Pese a la visión de la mayoría de los analistas privados, la mejora de la economía de Brasil, la especialización de la industria automotriz, el crecimiento de los servicios basados en el conocimiento y el impacto de la reforma tributaria contendrían -según el Ejecutivo- el aumento del rojo comercial que los economistas prevén por encima de los US$10.000 millones este año, una cifra que supera el récord del año pasado.

Sin embargo, en el oficialismo sí reconocen que la situación de sequía en el campo y los potenciales cambios en los precios de las commodities pueden impactar negativamente en el saldo.

En el Ministerio de Producción creen que este año mejorarán las perspectivas de inversión en el sector productivo. Estiman que las variables que contribuyen a fortalecer ese escenario son un proceso de desinflación que, pese a cuestiones coyunturales como los aumentos de tarifas, no se detendrá y mejorará el costo del financiamiento; la aprobación de la reforma tributaria y el pacto fiscal; la reducción de los costos logísticos, que podría llegar a un 30% con los bitrenes; las perspectivas de crecimiento de Brasil (al 3% este año), que impulsará los sectores automotor, químico y de alimentos, y la obra pública.

El factor que más preocupa en el Gobierno es el "climático", fundamentalmente la sequía en el campo. El complejo oleaginoso representa el 50% de las exportaciones nacionales. "Ese es el mayor signo de interrogación para este año", admitió el secretario de Transformación Productiva, Lucio Castro, al presentar ayer el Monitor de la Economía Real.

"Vamos hacia la pickup nation", graficó Castro para describir el "cambio estructural" que estaría apareciendo en la industria. Para fundamentar tal argumentación, el funcionario indicó que las pickups fueron los vehículos más exportados el año pasado. "Representaron un 57% del total", precisó. En la actualidad, se fabrican en el país la Hilux (Toyota), la Amarok (Volkswagen) y la Ranger (Ford). Este año comenzará la producción de pickups de Renault, Nissan y Mercedes-Benz.

"Exportamos más pickups que autos", señaló Castro, y estimó que las inversiones anunciadas de las automotrices llegan a US$5300 millones, y las de los autopartistas, a 500 millones. Agregó: "Vamos camino a una especialización y a convertirnos en un hub de pickups en el mundo". Según los datos que maneja Producción, el déficit automotor con Brasil fue de US$6000...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA