Del Potro arranca frente a otra torre

MELBOURNE.– No son muchas las ocasiones en las que, al saludar en la red, Juan Martín del Potro tiene que mirar hacia arriba para ver el rostro de su rival. Y es que el tandilense, con 1,98m, es uno de los jugadores más altos del circuito. Pero en los últimos años surgieron varios tenistas de gran altura; el récord lo tiene el veterano –pero no menos efectivo– Ivo Karlovic, quien a los 35 años mira a todos desde arriba con sus 2,11m. Muy cerca están John Isner (2,08), Kevin Anderson (2,03) y Jerzy Janowicz (2,03), el gigante de Lodz, que será el adversario de la Torre tandilense en la primera rueda del Abierto de Australia, en el primer encuentro entre ambos.

Con esa altura, Janowicz bien podría haber seguido el sendero de sus padres, Jerzy y Anna, ambos jugadores profesionales de voleibol. Pero, por diversión, ellos empezaron a jugar al tenis. El pequeño Jerzy, de 5 años, los siguió, y le gustó más la raqueta que los 2,43m de altura de la red de voley. Al comprobar que tenía talento, sus padres no dudaron en vender varios departamentos y una cadena de deportes de la que eran propietarios para solventar la carrera de Jerzy, que tenía a Pete Sampras como su gran ídolo en la niñez. Fue un muy buen junior: en la etapa juvenil alcanzó las finales del US Open 2007 y de Roland Garros 2008, y llegó a ser el número 5 de la categoría previa al profesionalismo; desde los 17 comenzó a representar a su país en la Copa Davis. Pero nunca tuvo apoyo económico de la Federación polaca –tampoco abundaban las canchas para entrenarse–, y en los comienzos tampoco contaba con contratos de ropa y raquetas.

Durante unos cuatro años su carrera transitó entre futures y challengers. Por falta de dinero y sponsors no pudo acudir al Abierto de Australia 2012. Pero ese mismo año Janowicz empezó a progresar, y dio un buen salto cuando alcanzó la tercera rueda de Wimbledon 2012 luego de entrar desde la qualy. La explosión, a pura potencia, se produjo meses después, en octubre, en el Masters 1000 de París-Bercy en 2012, en el que también ingresó desde la clasificación y derrotó a cinco Top 20 (incluidos Marin Cilic, Andy Murray –entonces N° 3 del mundo– y Janko Tipsarevic, 9°) en su camino hasta la final, en la que sólo David Ferrer pudo superarlo. Terminó esa temporada en el puesto 24°, casi 200 posiciones por encima de cómo había arrancado (221°), y puso a Polonia de nuevo en el mapa del tenis, décadas después de Wojtek Fibak, que jugaba en los tiempos de Guillermo...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba