También se pone en juego el derecho a la objeción de conciencia

RESUMEN

El principal proyecto respeta la libertad de los profesionales de la salud frente la práctica del aborto

 
EXTRACTO GRATUITO

Los centros de salud de todo el país están obligados a garantizar los abortos considerados no punibles por la ley vigente, pero los médicos tienen el derecho constitucional a declarar su "objeción de conciencia". Muchos se resisten por motivos religiosos o personales, pero también influye el miedo a posibles conflictos judiciales, cuestionamientos éticos o represalias de parte de las parejas o padres de las mujeres que abortan.

El problema aparece cuando la mayor parte de los profesionales de un hospital o una clínica son objetores y las interrupciones de los embarazos se dificultan, atrasan o directamente no se llevan a cabo.

La Academia Nacional de Medicina define la objeción de conciencia como el "testimonio pacífico y apolítico por el cual un médico puede no ejecutar un acto reglamentariamente permitido, sin que ello signifique el rechazo de la persona y el abandono del paciente".

El protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo que publicó el Ministerio de Salud de la Nación en 2015 tiene "carácter obligatorio en todo el territorio nacional y en centros sanitarios públicos y privados".

Allí se respeta el derecho de los profesionales de la salud a objetar ante ciertas prácticas. Pero señala que las instituciones "que no cuenten con el personal ni el equipamiento adecuados" para realizar los abortos, deben "garantizarlos de cualquier forma".

El principal proyecto de despenalización, que comenzará a tratarse hoy en comisión en la Cámara de Diputados de la Nación, respeta la libertad de los especialistas a no ejecutar prácticas que vayan en contra de su culto. Pero aún no se debatió la forma en que se garantizará que todos los centros médicos realicen las interrupciones legales de los embarazos. En la Sociedad Argentina de Obstetricia y Ginecología (Sogiba), por ejemplo, sugieren la implementación de concursos de médicos no objetores.

Los servicios de Obstetricia de hospitales públicos y clínicas privadas suelen elaborar una lista con los nombres de los médicos que se declaran de antemano objetores de conciencia. Muchos son "objetores parciales", es decir, que deciden...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS