Política y fútbol: una doble disputa de poder

Por si no le alcanzara con una apasionante disputa de poder, la sociedad argentina asiste a dos. Está en discusión la sucesión de Cristina Kirchner en la Casa Rosada. Y se debate la sucesión de Julio Grondona al frente de la AFA.

Ambas contiendas están entrelazadas. Los principales candidatos a la Presidencia, Daniel Scioli, Mauricio Macri y Sergio Massa, actúan en el campo futbolístico. Esta vinculación, por un momento, los complica. Porque en plena campaña electoral deben definirse frente a un singular aspirante a conducir la AFA: Marcelo Tinelli. Y Tinelli, por su enorme popularidad, podría hacerles daño.

Hay también un factor más tenebroso que vincula fútbol y política. La Presidenta se asoció a Grondona en el negocio de la transmisión de los partidos, que la expone a un doble frente judicial, en Buenos Aires y en Nueva York. Se espera que el viernes, en Brooklyn, declare el ex gerente general de Torneos y Competencias S.A. Alejandro Burzaco. Pero fuentes muy fiables indican que ya lo hizo, involucrando en la trama de corrupción a Luis Segura, el candidato a la reelección como titular de la AFA; a José Luis Meiszner, álter ego del candidato a gobernador Aníbal Fernández en Quilmes, y a Pablo Paladino, a quien Fernández encargó la administración del programa Fútbol para Todos. Más sinsabores para Scioli y su campaña.

A medida que se interna en el laberinto de la AFA, Tinelli debe ir advirtiendo que la influencia de la política sobre el fútbol es superior a la esperada. El miércoles pasado, por ejemplo, perdió la elección de los representantes de la Primera B en la asamblea que elegirá al presidente, posiblemente el 1º de marzo. Allí ganó su principal rival, Segura. Es el heredero de la cofradía, por llamarla de algún modo, que respondía a Grondona. Esa noche debió desempatar votándose a sí mismo. El líder de la oposición al showman en la B fue Claudio "Chiqui" Tapia, el yerno de Hugo Moyano que dirige Barracas Central.

Tapia acaba de ser denunciado por Graciela Ocaña por designar en la Ceamse, el organismo que controla los residuos del área metropolitana, a varios presidentes de clubes del conurbano. "Chiqui" adelanta el voto de Moyano, que preside Independiente.

Segura no compite contra Tinelli, sino contra la Justicia. La de los Estados Unidos y la argentina. Tinelli, amigo de Burzaco y, en la desgracia, su benefactor, lo sabe. Tinelli tampoco compite contra Segura, sino contra una ley universal. Quienes obtienen una porción de poder...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba