Policías y narcos en la costa francesa

 
EXTRACTO GRATUITO

Conexión Marsella (La French/The Connection, Francia-Bélgica/2014, hablada en francés, inglés e italiano). / Dirección: Cédric Jimenez. / Guión: Audrey Diwan y Cédric Jimenez. / Fotografía: Laurent Tangy. / Música: Gullaume Roussel. / Edición: Sophie Reine. / Dirección de arte: Patrick Schmitt. / Elenco: Jean Dujardin, Gilles Lellouch, Céline Sallette, Benoît Magimel, Melanie Doutey, Bruno Todeschini, Féodor Atkine. / Distribuidora: IFA Cinema. / Duración: 135 minutos. / Calificación: apta para mayores de 16 años.

La French Connection ganó notoriedad mucho antes de que el recordado film de William Friedkin ganara sus cinco premios Oscar en 1971 e hiciera célebres a Gene Hackman y a su singular Popeye. No se trataba de una sola organización, sino la denominación genérica que se le daba a la red de bandas de traficantes que aun desde antes de la Segunda Guerra Mundial se encargaban de importar desde Oriente -Turquía, Indochina, Siria- la morfina base con la que laboratorios ilegales, muchos instalados en el sur de Francia, elaboraban la heroína que después comerciaban en Europa y el resto de Occidente, aunque en una escala comparativamente bastante reducida. Pero el negocio, originalmente heredado de la mafia corsa, tuvo un fenomenal crecimiento a partir de los 50, 60 y 70, y con él creció también la importancia de Marsella como capital del tráfico de droga hacia los Estados Unidos y Canadá.

Aunque Conexión Marsella no busca ser una remake del film de Friedkin; aquí el escenario, que en aquel era predominantemente Nueva York, es casi siempre Marsella y la ciudad misma recreada en lo visual y en su realidad cotidiana tal como era en los setenta ocupa de manera considerable la atención del realizador, y llega casi a convertirse en un personaje más. Ése es uno de los méritos del film, que parte, sí, de un enfrentamiento similar al de la historia original, en este caso basándose sobre personajes reales, en especial un magistrado incorruptible -el juez Pierre Michel, finalmente asesinado por dos sicarios en 1981-, a quien le encargan la misión de desmantelar la organización mafiosa que domina la ciudad y atrapar al implacable e inapresable gánster de origen napolitano que la capitanea. Éste se vuelve una obsesión para el comprometido abogado que plantea una lucha sin cuartel...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA